Qué es y cómo funciona Capp, la app para calcular cuánto cuesta hacer una casa

Tres jóvenes emprendedores de Bahía Blanca desarrollaron el proyecto y, tras recibir apoyo inversor, lanzaron la herramienta a nivel nacional y piensan desembarcar en México y Brasil en 2021. 


Todo empezó como suelen empezar las mejores historias de startups. Una mezcla de azar, visión y ese espíritu del emprendedor que piensa qué problema quiere solucionar y luego se fija cómo hará para ganar dinero con la idea. Julio Quel, ingeniero industrial, con familia de constructores, acometió el proyecto de edificar su casa y, metódico como buen ingeniero, fue cargando en un excel todos los datos del proceso, gastos, cálculo de materiales, cantidades, proveedores, precios. Cuando terminó le quedó una información valiosa, una bitácora de todo lo hecho. Se la quiso compartir a su hermano, embarcado también en levantar su casa y se dio cuenta, entonces, que no tenía un formato 

comunicable. 


"Sólo lo podía entender yo", recuerda ahora, mientras narra cómo le contó su problema, en una mesa de café, a su amigo Francisco Braña. 


Corría el año 2015 y ese excel mutó a una página web, donde cargaron los primeros datos. Con esa base, fueron a ver a otro amigo, el físico Leonardo Dimieri, con experiencia en apps, diseño gráfico y web, quien sentenció: "Con esto hay que hacer una aplicación". 


Así nació Capp, -construction application o aplicación para construcción-, la primera comunidad colaborativa de la construcción con la que se puede establecer cuántos materiales se necesitan para una obra, a qué precio y dónde encontrarlos. 




Con Capp se puede además, comprar, vender y gestionar todo lo necesario para edificar sin salir de casa, desde un celular o una Pc. 


Con algunos dólares propios y apoyo de la Secretaría de Innovación del Municipio de Bahía Blanca, la ciudad de donde son oriundos los emprendedores y tiene su base de operaciones, la compañía, Capp fue atravesando etapas y el proyecto se fue consolidando, con más herramientas y funcionalidades. 



En el último período, Capp experimentó un crecimiento exponencial: ya cuenta con 83.000 usuarios registrados, divididos en tres grandes grupos: profesionales y constructores; usuarios finales y corralones o comercios. Ese número llegaba a 30.000 en noviembre del año pasado. 


"Apenas creamos la aplicación la subimos gratis a playstore para compartirla con amigos y conocidos y explotó. Empezaron a bajarla de a cientos, obviamente gente que no conocíamos y tuvimos un feedback increíble, con comentarios elogiosos, con sugerencias", rememora Braña, quien tiene el rol de CEO, junto a los otros dos co-founders, en los puestos de CTO, en el caso de Dimieri y COO, el papel de Quel.


La aplicación permite calcular en forma sencilla y funcional las cantidades de material estrictamente necesarias para construir una casa o edificio y los costos que la compra de esos insumos supone en función de los precios promedio de los corralones disponibles en la app. 


Si el corralón con el que alguien prefiere trabajar no está en la aplicación, el usuario puede cargar él mismo los precios de su proveedor de confianza y hacer igual el cálculo. 


"Esto nos sucede mayormente en algunos países de la región, donde ya tenemos muchas descargas pero aún no contamos con corralones; en ese caso los profesionales,  nuestros principales usuarios en, por ejemplo, México y Brasil, cargan ellos fácilmente sus referencias de precios o directamente se limitan a usar nuestra herramienta de cálculo para obtener las cantidades", apunta Braña. 


La herramienta de "cálculo y cotización" es uno de los aspectos más apreciados por los profesionales y por los usuarios en general. Un primer gran diferencial. 


Permite planificar la obra sobre la base de certezas fiables, ir regulando el presupuesto paso a paso y sobre todo, salir al mercado a obtener cotizaciones con una referencia. 


La herramienta, de uso muy sencillo, sólo demanda del usuario una operación fácil y amigable, de carga en, por ejemplo, metros cuadrados de lo que se quiere construir (un muro, por ejemplo; una losa, una habitación completa, una casa) y el tipo de material que piensa utilizarse. La respuesta será una estimación de cantidad de material y su precio, en tiempo real. 


Proyectar un edificio de nueve pisos puede tardar, entre cálculos y presupuesto, entre 13 y 15 días si se lo encarga a un estudio. Con Capp, puede hacerse en tres días. 


La información sobre la base de la cual se proyecta el presupuesto surgirá de la base de datos de los corralones que están dentro de Capp. Los corralones tienen, a su vez, un sistema de carga muy sencillo para volcar la información de su oferta, pese a que un comercio mediano de esas características puede manejar hasta 15 mil ítems. 


Simplemente tienen que elegir, mediante sencillos clics, qué es lo que tienen para ofrecer dentro de la "librería" preparada por Capp, que dispone de más de 15 mil ítems ya cargados, a lo que el comercio sólo tienen que agregar precio y stock. 


En plus de esta funcionalidad, es que el sistema genera un código de identificación para cada ítem que carga el corralón, lo cual les permite luego una actualización automática de precio y stock. 


Capp ofrece, además, a cada corralón un ranking actualizado con los 100 productos que representan el 80% de lo que se vende en el mercado. De esta manera el comercio y hasta las marcas pueden orientar su exposición de productos en función de un criterio basado en datos objetivos, actualizados en tiempo real, lo que permite también tener una  base racional para planificar las inversiones y gerenciar el stock. 


La app también permite calcular el costo de la mano de obra, ya que tiene cargado el valor hora por categoría de las convenciones colectivas de la UOCRA, el sindicato que agrupa  los trabajadores del sector. Es decir, que el presupuesto tiene un carácter integral. 


En cuanto a costos, Capp no cobra por asociarse sino que obtiene una comisión variable del 5% de comisión por cada venta realizada a través del marketplace, que es el primero del mercado 100% dedicado a materiales de construcción.


Además de profesionales, usuarios finales y corralones, el proyecto tiene una cuarta pata en torno a la cual se amplía la dimensión colaborativa de Capp, otro de sus diferenciales. 


Se trata de las marcas, es decir las empresas que fabrican los productos que los corralones venden en el marketplace de Capp. "Estamos trabajando con las marcas para que la visualización de sus productos sea excelente, para que las descripciones de lo que venden estén actualizadas, y para que sus proveedores mejoren su estrategia digital, todo esto en un contexto donde la industria de la construcción en el país, en particular su faz de comercialización, exhibe un importante atraso en innovación y digitalización.  Las marcas están, en este sentido, trabajando con nosotros no sólo en cuanto a la forma en que exhiben sus productos en la librería sino en que también le acerquen a los 

corralones y su red de distribuidores la propuesta de aparecer no sólo en el marketplace sino también con una tienda propia", detalla Braña.


Y agrega: "Nosotros somos para la marca una herramienta para mejorar las ventas a sus distribuidores, y ellos son para nosotros una red inmensa de corralones a los cuales  queremos llegar. Somos socios estratégicos con las marcas. Tenemos, así, colaboración con las marcas, entre ellas y sus distribuidores y entre los corralones y los constructores y entre los corralones y los profesionales y los usuarios finales, particulares que se lanzan a la aventura de construir".


A esta dimensión se le agrega otra forma colaborativa, la de comunidad, ligada a las "tareas" que dejan registradas las constructoras en el uso de la herramienta de "Cálculo y cotización", también llamada  "Constructores". 


Se trata de "tareas" especiales, extraordinarias, distintas a las habituales de demolición, movimiento de suelo y otras actividades comunes a cualquier obra. Estas experiencias singulares se vuelcan en la herramienta como en un repositorio y se produce una retroalimentación en base a la experiencia de cada uno en cuanto modalidades, proyección, precios y técnicas. Aquel inicial excel inspirador de Julio Quel renace bajo una forma sofisticada y funcional para preservar dentro de la  aplicación, también de esta manera, el espíritu emprendedor fundante.


Capp se encuentra en plena expansión  y ya puso un pie en la Ciudad de Buenos Aires, el AMBA, Mendoza, Córdoba y Rosario. 


La compañía fundada por los emprendedores bahienses tiene previsto lanzarse a una nueva captura de inversiones y aspira, hacia fin de este año, llegar a tener al menos tres corralones por región en el país. 


Con oficinas en Bahía Blanca, tras la pandemia proyectan montar una en Buenos Aires y, para 2021, desembarcar en México y Brasil. 

Entradas populares de este blog

Icatu Seguros utiliza plataforma CXone@home da NICE para transferir equipe de contact center para o trabalho remoto

Ranking de Empresas de Contact Centers en México

Plataforma CXone@home amplia funcionalidades para tornar o trabalho remoto mais produtivo em tempos de pandemia