Post COVID-19 se acelerará la digitalización y la sosteniblidad perderá protagonismo

Los consumidores no volverán a ser los mismos después de la cuarentena. La evolución de las preferencias y los comportamientos del usuario estará marcada por este periodo de aislamiento en casa. "El consumo después del coronavirus volverá a estar impregnado de incertidumbre y búsqueda de seguridad, como ya ocurrió tras la crisis económica de 2008, o incluso, más", vaticinan David González Natal, socio y director sénior global de Consumer Engagement de la consultora LLYC, Guillermo Lecumberri, director de la misma área en España, y Marlene Gaspar, directora en Portugal. Los tres expertos han presentado un informe en el que tratan de prever qué impacto tendrá la crisis mundial del Covid-19 en la evolución de los consumidores y de las marcas.

Su principal conclusión es que la crisis va a actuar como acelerador de algunas de las tendencias actuales. "Al enfrentarse a un fenómeno vivo y en cambio constante, las marcas tendrán que aumentar su capacidad de transformación y adaptación, no solo de sus estrategias, sino en ocasiones incluso de sus modelos de negocio", explican en el estudio. El apoyo en el análisis predictivo para mejorar la capacidad de reacción y una comunicación basada en la autenticidad y la transparencia serán vitales para la supervivencia de las enseñas.

"Hoy, más que nunca, las marcas son de las personas. Aquellas con mayor reconocimiento público en su reacción a la pandemia han sido las que se han adaptado a las conversaciones que los usuarios ya estaban impulsando en redes y que han encontrado el punto de unión con su propósito para ser relevantes. Colaboración y compromiso con la sociedad", sentencian los expertos de LLYC.

Las marcas están viendo la necesidad de tener verdaderos embajadores en todos sus grupos de interés, que compartan sus valores y apoyen sus decisiones. Es decir, "será necesario poner el foco en la construcción del 'advocacy' real".

Consumidores más exigentes

Los consumidores post coronavirus estarán más concienciados tanto de lo que les rodea como de su propio bienestar. "De ahí que ya estemos asistiendo a un boom de contenidos en torno al mindfulness, el fitness o el yoga. Al mismo tiempo, se intensifican las conversaciones sobre la conciliación del tiempo personal y el profesional".

Y es que el ocio virtual, el envío de productos a domicilio, la compra de productos online y el uso de plataformas para el teletrabajo va a reeducar los hábitos del consumidor y a provocar un cambio más acelerado del esperado en la digitalización.

La tendencia que estamos observando estos días de buscar marcas con significado que sean útiles y que trasciendan en aspectos menos superficiales se impondrá en los próximos meses. Como se recuerda en el informe, "al igual que estos días las autoridades no se cansan de exigir a la ciudadanía una necesaria ejemplaridad para superar la situación, esa misma ciudadanía se la exigirá de vuelta, más que nunca, no sólo a las instituciones, sino también a las marcas con las que se relacionan".

¿Malos tiempos para la sostenibilidad?

"Es probable que el debate sobre la sostenibilidad medioambiental, que había cobrado tanta importancia reciente, se vea oscurecido por otras prioridades relacionadas con la búsqueda de la seguridad y el foco en la salud personal", apuntan los expertos.

El consumo desenfrenado se verá como algo lejano y también viviremos el refuerzo de las relaciones afectivas. Porque como decía el político y religioso francés Henri Lacordaire "la distancia es la piedra de toque de los verdaderos afectos". Algo tan humano como la sensación de aislamiento y la explosión de síntomas cercanos al trastorno de estrés postraumático que vaticinan los expertos. Pero ya habrá tiempo de ocuparse de eso.

vía Expansion.com

Entradas populares de este blog

Performance Index de AppsFlyer: Google se corona como el mayor jugador en marketing de aplicaciones

Denodo acelera la integración híbrida para la administración de datos con su versión 8.0

ADSMOVIL Nro 1 en el ranking “MMA SMARTIES BUSINESS IMPACT INDEX”