¿Por qué la ciberseguridad es tan importante durante la pandemia de coronavirus?

 Por Alejandro Guelman, CEO de Cytric Solutions y CyHunt

Los ciberdelincuentes no se toman descanso, y la pandemia COVID-19 plantea un escenario ideal para el aumento de los ataques cibernéticos. Los ciber atacantes se aprovechan de nuestra mayor dependencia de las herramientas digitales durante el aislamiento social y de la incertidumbre de esta crisis generalizada.

La dependencia cada vez mayor de las personas con respecto a las herramientas digitales, las hacen más proclives a ser blanco fácil de los piratas cibernéticos. A medida que la pandemia de coronavirus se sigue extendiendo alrededor del globo sin distinguir etnias, credo, ni divisiones geográficas, las amenazas no solo acechan a los sistemas sanitarios, económicos, políticos y sociales, sino que otra amenaza acecha en el espacio cibernético.

¿Cuál es el riesgo de no contar con una seguridad cibernética sólida?
La creciente pandemia que involucra a más de 150 países, hace que la dependencia a las infraestructuras digitales se multiplique. En este contexto, internet centraliza  el 100% de la interacción entre las personas y es el vehículo principal para trabajar y estar conectados mutuamente.

A raíz del aislamiento obligatorio dispuesto por el gobierno nacional, las empresas y las organizaciones del sector público y privado están aplicando políticas de teletrabajo, y las interacciones laborales se están vehiculizando principalmente a través de videollamadas y chats. Por su parte, los medios para difundir información por parte de los gobiernos pasan a través de medios digitales. 

En este contexto actual inédito, un ataque cibernético que pudiera privar a las organizaciones o familias del acceso a sus dispositivos, datos o Internet podría ser devastador e incluso peligroso para la salud. En el peor escenario un ciberataque a infraestructuras críticas podría desconectar comunidades o ciudades enteras, poniendo obstáculos a los servicios de atención médica, los sistemas públicos y las redes.

El ciberdelito aprovecha el miedo y la incertidumbre reinantes.
En una situación de crisis como la presente, especialmente cuando se prolonga, las personas tienden a cometer errores que en situaciones normales no cometerían, como ser, entrando a un enlace dudoso o confiando los datos a sitios peligrosos, ya que estaremos abocados a la comunicación digital, y los peligros cibernéticos estarán más presentes que nunca.

Los ciberdelincuentes son muy creativos al idear nuevas formas de aprovecharse de los usuarios y la tecnología para acceder a contraseñas, redes y datos, a menudo sirviéndose de temas y tendencias populares para atraer a los usuarios a tener comportamientos riesgosos para su ciberseguridad. Por ejemplo, un malware global vinculado con el coronavirus se dirigió a personas que buscaban imágenes de la propagación de COVID-19. El ciberataque estaba oculto en un mapa que mostraba estadísticas de coronavirus cargadas de una fuente legítima. En este caso, los usuarios debían descargar y ejecutar una aplicación que ponía en peligro su computadora permitiendo a los ciberdelincuentes acceder a sus dispositivos para robar sus credenciales de acceso, documentos, y toda información de valor. 

El aumento del tiempo online acrecienta los riesgos cibernéticos.
El aislamiento social expone a los usuarios a pasar más tiempo online, corriendo el riesgo de caer en el acceso «gratuito» a sitios web o programas pirateados, abriendo la puerta a posibles ataques y malware. Los riesgos pasan ocultos en las solicitudes de información de la tarjeta de crédito o la instalación de aplicaciones de visualización. Ingresar en el enlace equivocado o ampliar los hábitos de navegación durante la pandemia, puede ser extremadamente peligroso.

¿Qué se puede hacer?
Así como combatir la pandemia COVID-19 requiere el cambio de hábitos y aislamiento social para frenar la propagación del virus, el hecho de tener que cambiar los comportamientos online y conocer a lo que uno se enfrenta puede ayudar a mantener una postura de ciberseguridad elevada.
1. Intensificar la seguridad cibernética: Usar una contraseña segura, se sugiere que sea larga y compleja para el wifi del router del hogar y que los cortafuegos del sistema estén activos en el router. Asegurarse de no reutilizar las contraseñas en la web y en diferentes aplicaciones (un administrador de contraseñas podría ser de utilidad) y, de ser posible, utilizar una VPN confiable para acceder a Internet.
2. Ser cuidadoso en la verificación: Tenga mucho más cuidado de lo habitual cuando instale software y proporcione información personal. No haga clic en los enlaces que aparezcan en un correo electrónico. Al suscribirse a nuevos servicios, verifique la fuente de cada URL y asegúrese de que los programas o aplicaciones que instale sean las versiones originales de una fuente fiable. Los virus digitales se propagan en gran medida como los humanos; un error en línea puede contaminar a otras personas de la organización, su agenda de direcciones o la comunidad en general.
3. Realizar las actualizaciones de software y las aplicaciones del sistema regularmente: Permite reparar cualquier debilidad que pueda ser objeto de ataques. Esto siempre se debe hacer desde la web o aplicación oficial, ya que los atacantes pueden crear páginas web falsas que se vean idénticas a las verdaderas. 
En tiempos de aislamiento social, cuando las familias pasan más tiempo conectadas ya sea para trabajar remotamente, los niños para realizar tareas y clases virtuales, así como para jugar en red o en las redes sociales, y como sociedad para estar informados, entretenidos o para hacerse mutua compañía de forma virtual, el comportamiento personal de todos es fundamental para prevenir la propagación de virus tanto en el mundo cibernético como en el mundo físico.

Entradas populares de este blog

Performance Index de AppsFlyer: Google se corona como el mayor jugador en marketing de aplicaciones

Denodo acelera la integración híbrida para la administración de datos con su versión 8.0

ADSMOVIL Nro 1 en el ranking “MMA SMARTIES BUSINESS IMPACT INDEX”