El software puede ayudar en la transición a opciones más sustentables

 Por Rubén Belluomo, Gerente Comercial de Infor para el Cono Sur Infor
La conciencia de los consumidores de los peligros ambientales debido a los plásticos, especialmente en los paquetes de alimentos y bebidas ha llegado al límite. Aunque el plástico brinda un envoltorio relativamente barato que protege los sabores y prolonga la frescura de los alimentos, la enorme cantidad de botellas de plástico no recicladas que flotan en el océano y llegan a las playas está haciendo que el público reaccione y demande cambios. Para las empresas de manufactura del sector de alimentos y bebidas, esto significa una enorme presión para revisar sus métodos de empaque.
Afortunadamente, existen soluciones de software modernas que pueden ayudar en la gestión de estos factores, empezando con la investigación y el desarrollo hasta aprender del feedback de los clientes. 
Una transformación generalizada
Con el alejamiento del plástico, las ramificaciones son complejas. Una gran cantidad de factores se verán impactados, desde el tamaño de los empaques al etiquetado y envíos, en la medida que las empresas de manufactura comienzan a migrar a envoltorios con materiales más ecológicos. Resurgirán materiales como el vidrio, lata/aluminio y papel, y los plásticos de un solo uso desaparecerán.
También se verán afectados los costos y los márgenes. Las empresas de manufactura deben determinar qué consumidores premium están dispuestos a pagar por formas alternativas de embalaje y qué productos están dispuestos a sacrificar para ayudar a disminuir el impacto ambiental que causan sus comidas y bebidas preferidas.
Esto no será un proceso de un dia para el otro, algunas preguntas serán difíciles de responder, y deberán ser examinadas con el lente de la ciencia, la logística, la rentabilidad y la opinión pública. Algunos de los puntos de datos con respecto a los costos y del impacto ambiental pueden tomar años de estudio y de análisis avanzados antes de que se puedan sacar conclusiones finales. Por ejemplo, los científicos parecen estar de acuerdo en que el vidrio es más fácil de reciclar que el plástico. Pero también se sabe que el proceso de reciclado consume enormes cantidades de energía. 
Razones para el cambio 
El impacto ambiental y económico del plástico está en la mira de todos. Business Insider recientemente reportó sobre la queja de los consumidores. El uso del plástico ha aumentó 20 veces en los últimos 50 años y continúa en aumento. En el mundo los consumidores no reutilizan o reciclan los plásticos tanto como se podría, causando que estos vayan a los rellenos sanitarios. Los plásticos en los rellenos sanitarios se desintegran en microplásticos, que pasan al agua de mesa y a la cadena de alimentos.
Los plásticos de un solo uso en general terminan en el océano, de hecho, solo el 14% de los envoltorios de plásticos se reciclan. Los envoltorios de plásticos son la mayor fuente de contaminación de plásticos del océano, y algunos calculan que los envoltorios de plásticos son la mitad del desperdicio de plástico que se genera. Se estima que los océanos tienen 165 millones de toneladas de plástico.
¿Deben las empresas de manufactura modificar el embalaje y los envoltorios? 
Un reporte reciente sobre sustentabilidad publicado por Nielsen reitera el valor existente de ser consciente socialmente. El estudio indica que el 66% de los consumidores globales están dispuestos a gastar más en un producto si es de una marca sustentable. Los millennials son especialmente claros en sus expectativas, el 81% dice que esperan que las empresas declaren cuál es su posición en temas sociales. Los millennials también ponen sus creencias en acción. Es común para esta generación ir con sus propios recipientes a los restaurants, llevar sus tazas a las cafeterías, no aceptar tapas, ni sorbetes de plástico, ni sobres plásticos con ketchup, etc. 
Al aprovechar esta tendencia, cada vez abren más negocios libres de desperdicios y de plásticos.  Estos negocios venden alimentos al granel, desde café, azúcar, sal por peso. Los clientes llevan sus propios envases. Más de 60 negocios de este tipo han abierto en el Reino Unido en los últimos 18 meses. Esta tendencia se irá globalizando poco a poco.
En todo Europa, góndolas con alimentos sin empaquetar son cada vez más comunes. Pequeños negocios que venden productos sin envoltorios también están apareciendo en Canadá, Australia, China y en EEUU, especialmente en la costa Oeste y en las ciudades con población de millennials. 
Esta es una oportunidad para tomar una vista holística del impacto ambiental de la marca, y además alinearse con los clientes para lograr mayor lealtad. Aunque los temas son complejos, frecuentemente afectando la rentabilidad, el software moderno, ayudará a simplificar la toma de decisiones, la colaboración y crear una mejor red entre los proveedores.

Entradas populares de este blog

Performance Index de AppsFlyer: Google se corona como el mayor jugador en marketing de aplicaciones

Denodo acelera la integración híbrida para la administración de datos con su versión 8.0

ADSMOVIL Nro 1 en el ranking “MMA SMARTIES BUSINESS IMPACT INDEX”