Acerca de las marcas y la publicidad, "No existe gurú que te pueda ayudar a mostrar lo que no sos como marca"

Por Angélica Pereyra
Directora de elcontact.com


Las marcas que están más cerca de las audiencias, son las que vienen realizando un trabajo sostenido en digital desde hace años, las que no se asustaron de la dinámica de las redes sociales, sino que lo han tomado con naturalidad como otro canal de interacción con sus públicos, y que trabajan sostenidamente, con responsabilidad, en un diálogo enriquecedor porque valoran ese feedback. 

Si son capaces de escuchar, interactuar e intuir, si pueden ser flexibles, veloces y creativas, si pueden sentar posición ante temas que las afecten o impacten a su audiencia, y también pueden sumarse a la conversación social con humor cuando hace falta, entonces tienen asegurado lo más importante para poder generar publicidades que sean bien recibidas por los distintos públicos. 
Las marcas que están lejos del público (en cualquier plataforma y medio), son las que delegan y tercerizan su comunicación, sin lograr empatizar, sin transmitir su ADN a las agencias, y sin tener el control sobre su propósito. En esos casos, el cortocircuito entre el adentro y el afuera  es tan grande, que ni los mejores creativos pueden hacer algo bueno. Porque en definitiva se trata de la comunicación.
Aún hoy ser auténticos, transparentes y honestos, parece sencillo, pero a algunos les cuesta mucho, y eso tiene un alto costo.

Cuanto más uniforme y cerrada es una marca (al igual que una persona), más lentamente evoluciona. La apertura y la diversidad facilitan otras miradas, y ahí aparecen los cuestionamientos, y el crecimiento gracias a otros aportes. La diversidad nos da plasticidad,  movimiento. Finalmente la libertad, el ejercicio de ser coherente y sustentable nos hace tener una naturalidad para incorporar nuevos hábitos, modificar los arraigados si es necesario, y seguir evolucionando.  
En el mundo de la comunicación es notable, porque todos pueden ver y todos pueden criticar. Las marcas ya no le hablan a su público, sino a las audiencias. Y tal vez una persona que jamás consumió tu producto, ni lo va a hacer, es la que puede cuestionar tu mensaje por el motivo que fuese, poniendo al descubierto esa falta de plasticidad. 
Las publicidades son un reflejo de los temas que están teniendo la atención de las audiencias, el desafío de los creativos es innovar desde ese punto de partida. Creo que el mundo de la publicidad entiende que ya no hay margen para la ofensa, la violencia en cualquier forma ejercida contra personas, animales, el descuido con el medio ambiente, la discriminación, y los preconceptos sobre la familia y los roles de mujeres y hombres. La aceptación se abre como el gran catalizador. 
La fortaleza de un mensaje real, cercano y honesto, que nos incluya a todos, es contundente. Y en ese sentido hay muchas marcas que están animándose a representarnos. 
Lo más importante, es entender que una marca no es solo una buena publicidad que la pegó. Sino un trabajo consistente y perdurable que demuestre claramente sus valores, y que permita que te puedas identificar con ellos. Ese es un objetivo de largo plazo, en el que toda la organización tiene que estar involucrada. Porque si no hay autenticidad, no hay nada, y no existe gurú de la creatividad, la comunicación y el marketing,  que te pueda salvar para mostrar lo que no sos.

Entradas populares de este blog

Performance Index de AppsFlyer: Google se corona como el mayor jugador en marketing de aplicaciones

Ventana Research Rates Altitude Software a Hot Vendor in the 2013 Value Index for Agent Desktop Management‏

Denodo acelera la integración híbrida para la administración de datos con su versión 8.0