Optimizando el mantenimiento del transporte con la digitalización


Por Rubén Belluomo, Gerente Comercial de Infor para el Cono Sur
Ya han pasado 19 años desde el comienzo del siglo XXI, y uno de los sistemas más importantes que contribuyen a la economía y a la calidad de vida, sigue estancado en el pasado. La infraestructura del transporte, que nos lleva del punto A al punto B, tiene que actualizarse con la revolución digital.
La llegada del Internet de las Cosas (IoT) y de la nube hace que sea el momento correcto para digitalizar las funciones cruciales del mantenimiento. Además, una solución tecnológica ahorra tiempo y recursos.
La tecnología puede ayudar a mantener la infraestructura del transporte en América Latina, evitando muchas catástrofes y accidentes que ocurren diariamente.  Existe tecnología que puede revolucionar el mantenimiento del transporte, y eso significa crear un mayor nivel de integración de la gestión de los datos, y del entorno de implementación.  Podríamos hasta decir que la tecnología puede ayudar a tener un sistema de transporte libre de choques y que esté siempre en servicio.
Eliminación del Papel
En el pasado, las empresas de transporte se basaban exclusivamente en procedimientos de trazabilidad en papel, utilizando formularios y hojas para monitorear y gestionar los activos físicos críticos.  Eso ya no puede sostenerse con archivos con papeles de varios años. Los sistemas basados en papel son ineficientes y costosos. Tratar de encontrar un documento rápido para el caso de inspectores de seguridad o control de normas, puede ser casi imposible.  El proceso manual sufre de falta de precisión y riesgo. Sin un sistema instalado para unificar el registro y análisis de los datos, cada inspector puede tener su propia manera de interpretar y describir las cosas. La información estará sujeta a distintas interpretaciones, permitiendo que existan irregularidades y errores humanos.
Terminar con los silos
Existen innovaciones emocionantes utilizando sensores inalámbricos que se adjuntan a partes cruciales de los activos físicos, como motores, frenos y baterías. Estos sensores brindan información del performance que se envían directamente al sistema centralizado. Las mediciones límites y estándar se establecen, y los APIs colectan y procesan los datos para que sea información accionable.  
Aparte de eliminar procesos manuales sujeto a errores y que toman tiempo, la implementación de este sistema en la nube optimiza e integra información en toda la organización. Los datos en tiempo real ayudan no solo a predecir, sino a descubrir las necesidades de mantenimiento.  Esto significa evitar que se remuevan del sistema activos que están funcionando adecuadamente.
Al contar con datos inteligentes en tiempo real, los temas de mantenimiento se resuelven cuando hay una necesidad auténtica y cuando hay una medición incorrecta, esto disminuye el tiempo de trabajo de los mecánicos y la compra de partes innecesarias. Por último, esto optimiza la comunicación. Al monitorear el estado de los vehículos y la programación del mantenimiento, los conductores están más informados sobre programaciones del transporte y de los destinos.
Eso da como resultado que vivimos en una sociedad conectada, donde la inmediatez y el acceso al a información es constante. La tecnología ha llegado para llevar a nuestra infraestructura al mundo digital, y los antiguos sistemas de mantenimiento son un buen lugar para empezar.

Entradas populares de este blog

Amdia realizó el Digital Media Summit 2019

Glassdoor se expande a Latinoamérica lanzando su sitio en Argentina, Brasil y México

3 maneras en las que los marketers ponen en peligro la lealtad del cliente