Sharenting: 5 consejos para no publicar exceso de información de tus hijos online

Sharenting: 5 consejos para no publicar exceso de información de tus hijos online

Antes de subir una foto familiar que incluya menores de edad, uno debería tener en cuenta los siguientes consejos para proteger su intimidad.

Por Sebastián Stranieri, CEO de VU

El término sharenting, que surge de la combinación de las palabras en inglés share y parenting, le pone un nombre al hábito de compartir cada instante de la vida de nuestros hijos, sobrinos o nietos en las redes sociales, donde la familia es algo de lo que los usuarios están muy orgullosos. Postear en las redes sociales es una actividad prácticamente diaria para muchas personas. Como padres, tíos, abuelos o hermanos, muchas veces uno siente la necesidad de compartir la felicidad que le generan esos momentos con los más pequeños, sin pensar en las consecuencias. Sin embargo, uno debe ser aún más precavido cuando se trata de adolescentes o niños que dependen de nosotros.

Según reveló Facebook, el Día de la Madre es el día que más posteos hay relacionados a un mismo tema. Sin embargo, el resto del año también es común ver los muros llenos de imágenes de niños, además de gatos y comida. De hecho, un estudio de la Universidad de Michigan reveló que son las propias madres quienes más comparten información sobre sus hijos en las redes sociales, muy por encima de los padres, abuelos y tíos.



Todo el material que los adultos suben a las redes va construyendo la identidad digital de los niños. Si bien la intención suele ser buena y uno simplemente desea postear sus mejores momentos, es realmente importante pensar en el impacto que puede tener esta información en el futuro de la vida de los niños; si lo avergonzará, si otros niños le harán bullying, o si los expondrá a situaciones peligrosas donde personas malintencionadas pueden tener acceso a sus hábitos y rutinas. Para evitar esto, desde VU recomendamos tener en cuenta los siguientes consejos:

1.      Pensar antes de compartir. Antes que nada, es importante detenerse a pensar si realmente es necesario compartir fotografías de nuestros hijos, sobrinos o familiares menores de edad.
2.      Pedir el consentimiento de los menores o sus padres. Lo siguiente es preguntar a los niños fotografiados si está bien que hagamos pública su imagen, dependiendo de la edad. Muchas veces, una foto que nosotros consideramos apta para publicar online, puede causar vergüenza o sentimientos encontrados en los niños protagonistas de la imagen.
3.      Limitar quiénes tienen acceso a esta información. Cuando publicamos fotos de menores, se recomienda utilizar estrictos filtros de privacidad y estar atentos a las configuraciones y políticas de privacidad de las distintas plataformas para asegurarnos de que la imagen no llegue a personas desconocidas.
4.      Evitar mostrar menores en la foto de perfil. Como los queremos, es importante protegerlos, y para esto se recomienda no tener sus fotos en el perfil de las distintas redes sociales, incluyendo WhatsApp, adonde todas las personas que tienen nuestro número de teléfono  o nombre pueden acceder. Sin darnos cuenta, cualquier persona que sepa nuestro nombre podrá ver las caras de nuestros hijos, incluso aquellos contactos que no tenemos agendados ni conocemos. Para evitar esto, se puede configurar para que sólo nuestros contactos agendados vean la imagen o bien, elegir otra foto de perfil.
5.      Publicar de forma atemporal. Es preferible publicar información una vez que dejamos el lugar para evitar que personas desconocidas puedan seguir nuestros movimientos minuto a minuto.
6.      Evitar publicar información que pueda revelar datos íntimos. Aunque uno no se dé cuenta, publicar una foto de los niños con el uniforme escolar habla de dónde vivimos, con quiénes se relaciona, por qué zonas se mueve, lo que hace que una persona mal intencionada pueda ubicarlos geográficamente con facilidad.

Estos consejos no están destinados a asustar a nadie, sino más bien para motivar a las personas a estar más atentas y precavidas para poder mantener más seguros a los más chicos de la familia. Los primeros pasos de nuestros hijos son muy importantes, pero también lo son las primeras contribuciones a la identidad digital: no hay que olvidar que una vez que subimos información a la web, perdemos el control sobre lo que sucede con ella. Por eso hay que mantenerse informados y atentos en todo momento.

Entradas populares de este blog

El trabajo freelance: la clave para triunfar en la economía del conocimiento

#Futurecom2019 traz discussões importantes sobre a implementação do 5G no Brasil

Cómo implementar la mejor estrategia de recobros en el Contact Center