08 octubre 2018

¿Qué buscan las mamás millennials?


Este 21 de octubre es el Día de la Madre en Argentina y para celebrar este día consultamos a cuatro mujeres que forman parte de esta nueva generación de mamás a contar con voz propia su experiencia y sus deseos.


“Odio cuando estoy esperando a que mamá prepare la cena y luego recuerdo que yo soy la mamá”, expone un meme en Instagram bajo el Hashtag #ATodosNosPasa publicado por Bambox (Baby and Mum Box), una startup argentina con sello francés para comprar productos para bebés y niños pequeños a precios de promoción sin moverse de casa que pretende convertirse en el mejor aliado de mamás y papás primerizos. El chiste llamo la atención de muchas sus seguidoras y suscriptoras, ya que según una de las últimas encuestas públicas de esta empresa el 78% de sus usuarias de redes sociales se identificaron como mamás millennials.

La generación “millennial” es ineludible a la hora de hablar de cómo se vive la vida hoy, es símbolo de gustos actuales y en general se la asocia con la libertad y los compromisos inestables. Pero la realidad es que ha llegado el momento en que la generación millennial, esa de quienes nacieron entre 1980 y 1995, conforma hoy el estrato de los jóvenes adultos e imponen sus preferencias en el mundo del trabajo, y también, sorpresa, de la paternidad. Sí, es que los y las millennial conforman la nueva generación de padres; y además al calor de este nuevo ritmo y de una nueva ola de mujeres fuertes, también ha nacido - junto con sus hijos, claro está - una nueva mamá.

Con la cercanía de un nuevo Día de la Madre en Argentina, que se celebra el 21 de octubre próximo, Bambox fue más allá y les pasó la posta a cuatro de sus suscriptoras para que cuenten en primera persona la experiencia de ser mamá primeriza. ¿Qué buscan estas mamás millennials?

Soledad Candi tiene dos hijas y cuenta que para ella ser mamá es “amor, paciencia y aprendizaje” y que lo que más le sorprendió de su nuevo rol como madre es “el poco tiempo para una y cómo cambian las prioridades, ya que ahora todo es primero para ellas”. Asimismo considera que su generación, la de las mamás millennials, viven la experiencia de los hijos “con mayor libertad” que la generación de su madre aunque sigue siendo un rol por el que las mujeres “siempre son juzgadas” y asegura que “cuesta”, pero se puede compatibilizar vida profesional con la vida familiar.
Para Sofía Pisanu, el nacimiento de su beba le significó “la oportunidad de poder ser el vínculo de confianza y de amor incondicional para una niña” y la maternidad se le configuró como un rol “tan complejo como dicen y que, a la vez, funciona por puro instinto, por lo que finalmente nada es tan terrible”. “La maternidad hoy se vive absolutamente diferente respecto de cómo se vivía antes, porque el mundo cambió y, creo además que mi beba nació en un mundo donde las niñas y las mujeres tienen más derechos y menos presiones”, asegura Sofía.
Mercedes Grispo, tiene la “felicidad plena” de ser mamá de dos. “La maternidad te cambia al darte cuenta que hay alguien muy chiquito que depende de vos, que es feliz con solo sentirte cerca y está lleno de esa inocencia que uno pierde a lo largo de la vida”, dice y considera que ser mamá hoy es diferente a otros tiempos ya que “la mayoría trabajamos y cuesta estar en todo, lo que también hace que una corra y cueste disfrutar a veces momentos que deberían ser mágicos. Pero se puede compatibilizar ambas cosas y ese ese es el desafío al que nos enfrentamos y del cual nos las ingeniamos para salir airosos”.
Por su parte, María Paula Schachtner, subraya que ser mamá es “lo mejor que le pasó y le cambió por completo la vida”. “Es una experiencia inigualable donde aprendés día a día, descubrís un montón de sentimientos nuevos, buenos y malos, que llegan todos juntos; y donde tus prioridades cambian radicalmente porque es cuidar y acompañar en cada paso a esa personita que te cambio para siempre”, explica sobre la experiencia junto a su pareja en esta nueva etapa de su vida y agrega que si bien considera que “la experiencia y los sentimientos que despierta son los mismos, cambio el mundo, el contexto donde las mujeres la vivimos y eso termina cambiando la manera en la que la vivimos”, por lo que “los tiempos y la rutina de los papás hoy son distintos”.
En ese intento por vivir sus vidas a pleno, estas mamás millennials no están solas, se nutren y dejan ayudar por sus núcleos más cercanos de pertenencia ya sea a nivel familiar o de amistad y en general buscan la compañía sincera de otras mujeres. “Tengo mi tribu que me acompañó desde el momento que estuve embarazada: mamá, tías, hermana, primas y amigas; y además tengo una amiga que está con la nena mientras yo trabajo (desde casa) o hago trámites”, cuenta Sofía. Mi mamá y mi hermana se quedan con mis hijas para que yo salga a pasear”, cuenta, como ejemplo, Soledad. Y esa ayuda es tan valorada y agradecida como el rechazo que a veces les generan los consejos ajenos para la crianza de sus bebés. “Mi familia está muy presente y disfrutamos de pasar el tiempo con abuelos, tíos, sobrinos y amigos. Pero están más desde el amor ya que la crianza está a cargo del papá y yo. En lo personal trato de que mi mama y mi suegra no se metan mucho en la crianza y con mis amigas sí quizás si hablamos más de eso”, dice Mercedes. La fórmula de la maternidad prefieren hacerla a medida de sus pasos, mientras transitan la experiencia. La familia es el principal apoyo, los abuelos principalmente, que cuidan del bebe cuando trabajamos o tenemos otros compromisos y que te aconsejan desde la experiencia y muchas veces tranquilizan en la incertidumbre. Escuchamos todos los consejos, pero sin entran en debate o discusión, solo aplicamos los que creemos acompañan nuestras ideas o maneras. Nos gusta tener varias visiones, experiencias y poder elegir la que creemos es mejor. Pero creo que para compatibilizar vida familiar y laboral la tecnología es el principal factor de ayuda hoy por hoy, porque nos permite medios de contacto más dinámicos y la posibilidad de trabajar desde casa o desde cualquier lugar donde estemos”.
Generación forjada a la luz de las nuevas tecnologías, todas estas mujeres destacan la utilidad y el uso que hacen de ella para facilitar sus vidas destacando que les permite estar más disponibles para sus hijos y seres queridos y para ellas mismas.  En especial todo los que refiere a compras, ya sea de supermercado como a la hora de hacerse un mimo personal y comprarse ese vestido que tanto les gusta, estas mamás millennials lo hacen online. Utilizo Internet para casi todo: compras, pagos, búsquedas de información: en general todo lo que necesito y esté ahí, lo uso”, asegura Mercedes. “Cualquier cosa que hoy me permita tener más tiempo con mi bebe es de súper ayuda y la tecnología es uno de los principales factores ya que me implica no perder tiempo movilizándome; por eso, busco y compro online casi todo lo que respecta al cuidado del bebe desde de antes que naciera e incluso aquellas cosas que si o si necesitan ser compradas personalmente las analizo previamente de modo online y me saco todas las dudas consultando foros y leyendo consejos de otros papás”, añade María Paula.  La comodidad y el ahorro priman a la hora de hacer una elección en estas jóvenes nuevas madres a sea por cuestiones de los tiempos de una apretada agenda que combina maternidad y vida laboral fuera de casa o se trate de un simple cambio de hábitos de consumo, al parecer el rol de la señora madre que a diario iba a hacer las compras está en franca extinción.
¿Pero es que todo cambió para esta nueva generación de madres que ya no sirve nada de lo anterior? Definitivamente no y a la hora de los regalos para homenajearlas los clásicos siguen sumando. "Si bien es cierto que las madres millennials son empoderadas, multitasking, poseen mente abierta y la principal tensión que enfrentan es equilibrar el deseo de ser madres con sus otros objetivos: el trabajo, el propio bienestar, y la posibilidad de no resignar sueños. Ellas en el fondo son mujeres y como tales aman las flores. Se trata de un detalle que nunca pasará de moda, ya que significan romanticismo y amor en su máxima expresión. Por eso sigo considerando que no hay mejor manera de conquistarlas y alegrarles el Día de la Madre que con un bello ramo, una caja de rosas con chocolates, velas perfumadas o jabones, o una simple orquídea", aconseja la especialista en diseño floral Patricia Castro quien propone homenajear a todas las madres en su día con una propuesta que ase adecué a la especial esencia que posee cada mamá.

Más allá de las flores que implica la maternidad hoy, finalmente, si cierran los ojos y se imaginan algo un regalo, un detalle, cualquier cosa esté inventada o no, que creen que las ayuda o ayudaría a mejorar aún más el tránsito por la experiencia de ser madre primeriza, las suscriptoras de Bambox, estas mamás millennials eligieron: un brebaje de paciencia, los mensajes WhatsApp con la pediatra de la bebe, las apps que acompañan con información la crianza de los hijos desde que están en la panza  y sacan miedos las compras y el asesoramiento online; y la confianza en sí mismas.