02 julio 2018

¿Te despidieron de tu trabajo y no sabes cómo mencionarlo en tus próximas entrevistas?: aquí algunos consejos


Los especialistas de Love Mondays, la plataforma en la que los profesionales evalúan a las empresas donde trabajan, armaron una lista con tips para enfrentar ese momento.

Más allá de cualquier motivo, haber sido despedido de un trabajo es una situación difícil e incómoda y que siempre cuesta contar a otras personas. ¿Qué pasa cuando ese ¨contar¨ debe darse en el marco de una entrevista de trabajo? ¿Cómo responder sobre el motivo por el cual dejaste tu antiguo empleo si fuiste despedido?

Lo primero que tenés que saber es que se trata de una situación completamente normal y frecuente, por más difícil que sea comunicarla. Desde Love Mondays, la plataforma en la que los profesionales evalúan a las empresas donde trabajan, armaron una serie de consejos que te ayuda a explicar a tu entrevistador lo que sucedió, cuando te pregunte por qué no estás más en tu último trabajo.

1. Planea tu respuesta anticipadamente

Es necesario pensar con anticipación lo que vas a responder a esta posible pregunta. Para ello, tenés que estar apegado a la realidad, y contar siempre la misma versión de lo que realmente sucedió. Tené una explicación breve y contextualizá lo suficiente para que el entrevistador entienda de la mejor forma posible lo que pasó. De lo contrario, lo único que lograrás es confundirte en el momento en el que te toque responder.

2. Sé honesto, firme y confiable

Hablar sobre el motivo por el cual fuiste despedido no es fácil y muchos evitan el asunto durante la entrevista. Es importante, sin embargo, demostrar a tu reclutador que sos honesto y confiable. No mientas diciendo que no te echaron, puedes ser fácilmente descubierto si la empresa busca referencias. Si fue un recorte de costos, explicá la situación de la empresa y los motivos que te llevaron a dejar tu puesto. En el caso de problemas de relación laboral, lo ideal es intentar entender tu papel en la situación y mostrar lo que aprendiste con esto.

3. Nunca culpes a tu anterior empleador

Si estás buscando crear una imagen íntegra para tu posible nueva empresa, no la vas a conquistar echando la culpa y difamando a los lugares por los que pasaste. Sé franco y asumí tus responsabilidades. Si la causa del problema no fue tuya, buscá la mejor manera de comunicarlo sin sonar inmaduro y rencoroso.

4. Sé breve al responder

Cuando expliques tu situación de despido, sé breve y directo; no divagues ni des vueltas. La mayoría de los reclutadores no esperan un relato pormenorizado de lo que originó tu despido. No tienen mucho tiempo para escuchar y solo necesitan un resumen de lo sucedido. Inclusive, como se trata de una pregunta que seguramente te harán, es bueno que la practiques oralmente en tu casa antes de ir a la entrevista.

5. Avisá a tus contactos sobre tu status de búsqueda laboral

Si tu salida del trabajo anterior fue muy conflictiva, eso no quiere decir que toda relación laboral deba de fracturarse, todo lo contrario. Es una muy buena opción que al irte hagas buenas relaciones y dejes buenos contactos que puedan dar las mejores referencias tanto personales como laborales. Por lo tanto, será a estas personas a las que informes sobre tu nueva búsqueda de empleo. No precisamente para que hablen “maravillas” de vos, sino para que estén enterados de tu proceso y que la llamada que hagan desde tu posible nuevo empleo no los tome por sorpresa.

6. Volvé al objetivo principal: tu nuevo empleo

Después de conversar sobre los motivos por los que dejaste tu antigua empresa, volvé hacia el tema principal: las razones por las cuales sos ideal para el nuevo puesto. De esta manera lograrás transmitir que estás en otra instancia, con otros intereses y que realmente estás entusiasmado por una nueva oportunidad en tu carrera..