03 julio 2018

Farmacity adquiere más de 600 impresoras fiscales de segunda generación de Compañía Hasar

A la hora de renovar sus impresoras fiscales y buscando mayor velocidad en los puntos de venta, la cadena dedicada a la salud y a la cosmética vuelve a elegir las soluciones de Hasar y apuesta a dar un salto tecnológico incorporando impresoras de segunda generación.

Que los clientes elijan a una empresa, y que con el paso de los años sigan apostando por sus productos y servicios, e incluso vuelvan a darle su voto de confianza a la hora de renovarse habla muy bien de esa compañía. Ese es el tipo de vínculo exitoso que une a Grupo Hasaruna empresa argentina con alcance internacional, que brinda soluciones integrales de tecnología, con Farmacity, que acaba de adquirir más de 600 impresoras fiscales de segunda generación.
“Hace más de 15 años que Compañía Hasar es proveedor de Farmacity –señala Osvaldo Rojas, Gerente de Grandes Cuentas -. Y no solo utilizan impresoras fiscales sino software para tarjetas de crédito y mucho hardware nuestro como capturadores de datos para hacer inventario, teclados de punto de venta, escáneres que leen el producto cuando el cliente compra, etc.”, explica el Gerente y relata que, llegado el momento de un cambio por el vencimiento de memoria de las impresoras fiscales, la empresa de salud y cosmética decidió hacer un upgrade e incorporar equipos de segunda generación.
“La principal diferencia es que los equipos de primera generación, al funcionar por matriz de punto, son más lentos que los de segunda, que son de alta velocidad por ser térmicos –destaca Rojas-. Además, con el cambio de tecnología ya no hay necesidad de guardar los rollos de papel de cinta testigo y así se elimina el doble gasto en papel”. De este modo, Farmacity consigue imprimir hasta tres veces más rápido, con impresoras que son hasta diez veces más silenciosas y logra hasta un 60% de mayor rendimiento de papel.
Por otra parte, las impresoras fiscales de segunda generación cuentan con una memoria fiscal con capacidad para almacenar hasta 3.650 Cierres Diarios Z en total, entre otros, y el mantenimiento de los equipos es todavía más simple que con los de primera generación.
“La adquisición de 620 impresoras más cuponeras fiscales que generan ofertas, le permite a Farmacity adelantarse a las exigencias de la AFIP, que en lo que queda del año va a querer que se cambie la totalidad del parque de impresoras para migrar completamente a las de segunda generación”, dice el Gerente.
Grupo Hasar fue la primera empresa en homologar ante la AFIP la nueva impresora fiscal de segunda generación para dar respuesta a la RG AFIP 3561/13, una actualización de la RG Nº 4.104 DGI, que prevé la evolución tecnológica de este equipamiento.
“Desde Grupo Hasar trabajamos permanentemente en nuevos desarrollos y así fuimos ampliando los modelos de impresoras de segunda generación para abracar diferentes nichos de mercado”, señala Rojas.
El prestigio de Grupo Hasar y la confianza que genera su trayectoria y experiencia es, sin duda, la base para que sus clientes acompañen a la empresa en su permanente camino de vanguardia e innovación.