Aseguran que las operaciones de comercio electrónico son confiables bajo ciertas condiciones


   Tanto compradores como vendedores deben atender las recomendaciones de los expertos

Infosecurity México 2018, el encuentro de los profesionales de la ciberseguridad, dio a conocer un panorama respecto a la seguridad de las transacciones en el ámbito del comercio electrónico, en voz de Pierre-Claude Blaise, director general de la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO).

En principio, Blaise explicó que la principal razón que detiene a un comprador potencial en línea para hacer operaciones comerciales, es el desconocimiento y la desconfianza de hacer algo por primera vez, “es por ello que la AMVO busca acercar la mayor cantidad de información necesaria para que los compradores se familiaricen con el proceso, conozcan los factores involucrados, los beneficios que le generará comprar en línea y que además que sepa que puede contar con las herramientas necesarias para sentirse seguro al comprar”.

El director de la AMVO afirma que las compras por vía electrónica suelen ser mucho más seguras que las compras físicas, ya que hay distintos filtros de seguridad que, al ser utilizados correctamente, protegen al consumidor en el momento de la transacción. “¿Cuántas veces no hemos permitido que se lleven nuestra tarjeta para realizar los cargos fuera de nuestro alcance? Desde luego, los riesgos existen en ambos casos pero se reducen de manera considerable si se observan ciertas precauciones”.

De acuerdo con la AMVO, la principal razón por la que un consumidor puede ser víctima de fraude es por el manejo descuidado de información personal en sitios desconocidos o que ofrecen beneficios demasiado buenos para ser reales.

Para tener mayor certidumbre al comprar en línea, Blaise enlistó varios puntos a considerar:
  • Utilizar una red WiFi segura que contenga clave.
  • Verificar que la URL de la página contenga una s en el https:// y confirmar que haya un pequeño candado; ambos elementos caracterizan a un sitio seguro y la información personal no corre riesgo de ser interceptada.
  • Utilizar contraseñas seguras y cambiarlas regularmente.
  • Leer los avisos de privacidad y los términos y condiciones de la página antes de comprar.
  • Buscar información sobre la tienda en la que se van a realizar las compras; las opiniones y experiencias de compra de otros usuarios son una buena referencia.
  • Evitar dar clic en ofertas o promociones que re-dirijan a sitios no relacionados con la página donde se quiere realizar la compra. 
  • Desconfiar de los precios demasiado bajos para ser reales, o productos gratuitos a cambio de información personal o bancaria.
  • Utilizar una forma de pago que ofrezca protección para el comprador.
  • Después de una compra, conservar un registro de la transacción en caso de necesitar hacer una futura aclaración.

Por otro lado, Pierre-Claude Blaise mencionó que la AMVO recomienda a los interesados en vender vía comercio electrónico que elijan hacerlo a través de una página propia o bien, a través de un marketplace (una tienda de tiendas en línea). “Esto último es recomendable sobre todo en el arranque del negocio, ya que beneficia al consumidor en el costo, y además se tendrían que enfrentar a las barreras existentes en los pagos digitales. Si se elige el marketplace, también disminuye el costo de conseguir a los consumidores, hay un apoyo para el tema de la logística y es más fácil  validar lo que se vende en línea, al tiempo que se aprovechan los métodos de pago disponibles”.

El director de la AMVO hizo notar que en México, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), a través de la Dirección General de Estudios sobre Consumo, realiza desde 2004 el Monitoreo de Tiendas Virtuales. A medida que el comercio electrónico ha crecido, los métodos de seguridad y las leyes se han vuelto más rigurosas. Han surgido nuevas formas de pago, modelos de encriptación, policía cibernética y nuevas leyes.

Entre las iniciativas que se han impulsado para mejorar la experiencia de compra en línea en México, la Profeco lanzó el programa de Monitoreo de Tiendas Virtuales, el cual verifica que las tiendas en línea mexicanas cumplan con lo estipulado en la Ley Federal de Protección al Consumidor (LFPC).

Dicho Monitoreo verifica los siguientes datos:
    Política o aviso de privacidad. Los sitios deben especificar qué información recopilan, y cuál es el uso que se le da a la información personal que proporciones.
    Seguridad de datos personales. Que los sitios cuenten con medios técnicos para encriptar la información personal de sus clientes, incluyendo nombre, domicilio, fecha de nacimiento, RFC, número telefónico y correo electrónico.
    Seguridad de datos financieros. Que los sitios cuenten con medios técnicos para encriptar tus datos financieros al momento de realizar tu pago.
    Domicilio físico. Que los sitios muestren una dirección física a la cual puedas acudir en caso de requerir presentar reclamaciones o solicitar aclaraciones.
    Número telefónico fijo. Que el sitio muestre un número telefónico al cual puedas llamar para presentar reclamaciones o solicitar aclaraciones.
    Descripción detallada de bienes o servicios. Que se muestre una descripción real, clara y suficiente del bien o servicio en venta, de modo que te sea útil para tomar una decisión de compra.
    Costos totales e impuestos. Que el sitio muestre los precios en moneda nacional, y que desglose los costos totales, impuestos y costos de envío.
    Información sobre formas de pago. Que los sitios informen sobre los medios de pago disponibles.
    Condiciones de envío o entrega. Que los sitios informen los tiempos y medios de entrega, así como el área de distribución.
    Condiciones de cancelación, devolución o cambio. Que los sitios informen cuáles son los criterios, plazos, penalizaciones y otras condiciones para realizar una cancelación, devolución o cambio.

Para finalizar, Pierre-Claude Blaise explicó que existen indicadores mundiales de seguridad que aseguran que un sitio de compras es seguro y confiable. El primero de ellos es el de los certificados SSL, los cuales ofrecen seguridad para los visitantes, ya que brindan confianza para ingresar datos personales. “El protocolo de seguridad SSL hace que los datos viajen por la web de forma segura, pues los envía de forma cifrada o encriptada. Para identificar estos sitios, el http cuenta con una s, es decir, se leen como https”.

El otro es el certificado digital, que le informa al usuario que se trata de un sitio confiable, “ya que este archivo es generado por una entidad de servicios de certificación, la cual asocia los datos de identidad a una persona o entidad confirmando su identidad digital en la web. Es una manera de rectificar que el propietario del sitio web es una persona de confianza. Ejemplo: Se puede verificar si el sitio cuenta con este certificado al ver un candado en su página”, concluyó

Entradas populares de este blog

Qué es BPO ?

Soft skills: habilidades blandas en las organizaciones

La final Boca-River dispara las búsquedas de vuelos a Dubai