Realidad aumentada, negocios sin cajeros y teléfonos que muestran dónde está el producto, los cambios por venir.

Fuente  clarin.com

Según la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), el año pasado se realizaron operaciones de e-commerce por 156.300 millones de pesos, un 52% más con respecto a 2016, año en el que el comercio electrónico ya había crecido un 51% con respecto a 2015. A este ritmo, las ventas por Internet parecen amenazar la existencia misma de los locales de venta minorista. La misma entidad asegura que se vendieron 96 millones de productos vía Web durante 2017, el 28% más que en 2016.


Sin embargo, la supervivencia del negocio inmobiliario de locales parece estar asegurada según muestra la más avanzada tendencia internacional. En Seattle, EE.UU, la mayor compañía de ventas por Internet Amazon acaba de lanzar su propio local, Amazon Go, un negocio real donde la empresa está probando un nuevo modelo de compras que busca imponer.

El nuevo local de Amazon rastrea lo que el público elige en las estanterías y lo factura a su cuenta sin que nadie tenga que sacar un peso de la billetera. Todo sucede automáticamente mediante una aplicación en el teléfono, cuando el cliente se va. Estos progresos son una parte de lo que vendrá en el comercio minorista que empieza a ser revalorizado por las limitaciones que tienen las ventas electrónicas.

Amazon ha detectado que para muchos compradores, comprar on line es poco confiable. Y parecen haber comprendido que no solo existe un límite para acaparar todo el mercado, también las compras online generan devoluciones y quejas.

El 64% de los encuestados argentinos por la CACE asegura que el principal problema de la compra en la Web es que no se puede ver el producto antes de comprarlo. El resto de los inconvenientes reportados son las demoras en las entregas (35%), la desconfianza en el sitio del vendedor (24%), la necesidad de usar tarjeta (22%) y la poca seguridad en el manejo de los datos del comprador que puede hacer el vendedor (13%).Para vencer el mayor obstáculo de la venta online que es la desconfianza y se siente en todos los mercados electrónicos del mundo, Amazon decidió volver a la venta tradicional con el agregado de tecnología. Pero son muchos los comercios en todo el mundo que están ensayando aplicaciones como la realidad aumentada y la realidad virtual, dos instrumentos que pueden hacer que la compra presencial sea una experiencia mucho más convincente y, además, pueden aportar toda la información que necesita el cliente como si estuviera frente a su computadora.


En China, la realidad aumentada y la realidad virtual ya fue adoptada por la industria y, ahora, están ganando terreno en las tiendas minoristas. La realidad virtual es un entorno digital generado por computadora en el que el comprador se sumerge usando un visor especial y auriculares. La realidad aumentada, a diferencia de la virtual, no obstruye ni reemplaza el entorno existente, sino que le agrega al mundo real información, textos, imágenes, gráficos y videos.

A su vez, la realidad aumentada podría evitar que el cliente tenga que caminar todo el negocio para encontrar lo que busca. Esta tecnología permite encontrar todo más fácil.

Entradas populares de este blog

Qué es BPO ?

Soft skills: habilidades blandas en las organizaciones

La final Boca-River dispara las búsquedas de vuelos a Dubai