Job Crafting: diseñar la jornada laboral y encontrarle un nuevo sentido al trabajo

¿Es posible sentirse verdaderamente feliz en el trabajo? ¿Alguna vez experimentaron esa sensación de plenitud y energía al alcanzar los objetivos laborales?

El trabajo ideal y perfecto tal vez no exista, pero sí hay metodologías y herramientas que nos ayudan a diseñar y construir nuestro puesto de trabajo de forma proactiva, adaptándolo a nuestros ritmos, nuestras fortalezas, nuestras pasiones y nuestros objetivos. Esa tendencia que hoy está entre nosotros se denomina “Job Crafting”.

Investigadores de la Universidad de Yale señalan que nuestra felicidad en el trabajo no depende tanto de las variables externas, sino más bien de las internas (significado que le doy al trabajo, actitud ante el trabajo, percepción del trabajo, hacia dónde dirigimos el foco o atención en el trabajo). El Job Crafting se basa en explorar nuestras pasiones, exprimir nuestras fortalezas y focalizar nuestros objetivos.Se trata de parar y dejar de hacer para pensar en qué quiero hacer, cómo hacerlo, y en transformarlo en saber hacer.

Ahora bien, siempre es alentador analizar estas nuevas tendencias. Sin embargo, ¿es posible llevarlas a la práctica?


Augusto Otero - Head of Finance , Legal and Accounting -, Florencia Malerba - Brand Defender-  y Damian Horn - Head of Design - de Tienda Nube, cuentan en primera persona cómo es diseñar su propia jornada laboral para lograr una experiencia más enriquecedora, productiva y gratificante.

En Tienda Nube nos dimos cuenta de que a la hora de planificar nos resulta clave enfocarnos en problemas y no en soluciones. Por ese motivo, a la hora de organizar la jornada laboral primero listamos problemas, luego los ponderamos para entender cuáles deberíamos resolver primero y desde ahí nos ponemos a pensar en soluciones para esos problemas. Esas tareas las defino personalmente junto con mi manager, no es una instrucción que recibo. Al final del proyecto medimos el impacto de esto y nos preguntamos si realmente resolvimos ese problema”, relata Horn. 
Nuestra planificación se va construyendo de acuerdo a lo que necesita la organización, pero con la metodología y dinámica que mejor le resulte a cada uno”, añade Otero.
Malerba coincide: “los lineamientos son generales, pero tenemos total autonomía para organizarnos”.
La agenda, los compromisos, los tiempos son aspectos claves para nuestra armonía laboral. Vivimos a un ritmo acelerado en ámbitos de alta exigencia. ¿Cómo hacer una gestión del tiempo provechosa y a la vez placentera y no perder de vista los resultados?
Para hacer una gestión provechosa del tiempo es fundamental enfocarse mucho en lo que se está trabajando y no dispersarse con otras tareas de menor relevancia o impacto. A veces resulta difícil estimar tiempos y también surgen imprevistos a solucionar que compiten con la gestión del tiempo a destinarEs un gran desafío. La dinámica en equipo es súper importante para optimizar y obtener mejores resultados”, comenta Otero.
Me ayudan muchísimo algunas herramientas. Calendar, de Google, por ejemplo, me parece simple y a la vez indispensable. Puedo organizar toda la semana e ir priorizando las cosas más urgentes, teniendo una visión general.
A veces me cuesta mantener la organización cuando surgen tareas imprevistas, pero después de terminarlas es importante retomar lo anterior casi inmediatamente para evitar distracciones y retrasos”, precisa Malerba.


Lo que me funciona mejor es cuidar mucho mi tiempo y anotar todo en mi calendario. Uso Google Calendar para marcar no solo mis reuniones sino también mis tareas y cuánto tiempo quiero invertir en cada una. El lunes por la mañana me tomo 30 minutos para distribuir esas tareas en mi Calendar y marcar con un color diferente cada línea de trabajo. Esto me ayuda muchísimo a invertir mejor mi tiempo”,comparte Horn.

Juan Carlos Maestro invita a llevar a cabo todas las acciones necesarias que nos aporten a ser felices en nuestro trabajo. El licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, MBA de la Escuela Europea de Negocios y escritor de “Regálate Felicidad, Regálate Liderazgo”, habla de Felicacia, una combinación entre felicidad y eficacia.

¿Una buena organización del trabajo aporta a la felicidad? Otero, Malerba y Horn responden al unísono: “Totalmente”.

Creo que la organización permite enfocarte en lo importante y prioritario y no perder de vista el objetivo final. Ayuda a poder cumplir de mejor manera lo que te propongas y eso es más que gratificante”, detalla el Head of Finance, Legal and Accounting de Tienda Nube.

La Brand Defender manifiesta: “Cuando todo está en orden y bien organizado me siento tranquila. Y eso combina la productividad con la satisfacción”.

 “Sin dudas una buena organización aporta a mi felicidad”, completa el Head of Design. Y agrega: “es clave para cumplir objetivos y para mí objetivos cumplidos son igual a felicidad”. 

El Job Crafting también ayuda a mantener vigentes los desafíos, la zona talentosa y combatir la rutina y el aburrimiento. ¿Hay una receta?

Los integrantes de Tienda Nube nos comparten algunos tips para lograrlo.

● Calendarizá tus tareas para dedicarles el tiempo necesario y ordenarlas.
Enfocá. Si tenés un trabajo que requiere mucho análisis, enfocate solo en eso para ser más eficiente.
● Optimizá el tiempo. No dejes una hora libre entre dos reuniones. Si tenés dos reuniones en un día tratá que sean seguidas o a primera y última hora así podés enfocarte en otro trabajo por más tiempo. Si dejás una hora entre reuniones es probable que empieces algo y lo dejes por la mitad.
Evitá distracciones: los ambientes ruidosos o el celular, por ejemplo, pueden desenfocar mucho. Recomiendo dejar el celular en silencio y trabajar en un ambiente sin muchos ruidos para poder concentrarse y rendir más.
Dividí los proyectos en partes más pequeñas: cuando un proyecto es muy amplio, es recomendable dividirlo en tareas más chicas para resolverlas y avanzar de a una. Querer hacer muchas a la vez puede terminar generando desorden.
Priorizá atender las cosas más urgentes o que requieren mayor atención y luego pasá a las diarias. Eso permite establecer un orden a la hora de trabajar y ser más productivo. ​
Enfocate en solucionar problemas. Esto permite invertir realmente el tiempo necesario en cada iniciativa.
Generá líneas de trabajo y respetalas. Esto a veces requiere decirle que no a muchas cosas que van apareciendo en el camino, pero es la forma de cumplir con los objetivos.
Medí cada iniciativa para entender si realmente solucionamos ese problema. Si no medimos el impacto de una tarea no sabemos si realmente solucionamos lo que queríamos solucionar.

Como todos sabemos, hay tareas más entretenidas y otras más aburridas. Tareas que nos cuestan más, ciclos que se repiten, acciones que nos activan y otras que nos desactivan.

Organizarnos y llevar a cabo el trabajo con una actitud positiva y acorde a nuestras pasiones y fortalezas aporta a nuestro bienestar. A esto apunta el Job Crafting, a ser felices y encontrarle un nuevo sentido a nuestro trabajo.

Entradas populares de este blog

Qué es BPO ?

La final Boca-River dispara las búsquedas de vuelos a Dubai

Soft skills: habilidades blandas en las organizaciones