23 marzo 2018

Mujeres techie: ¿Qué piensan y cómo trabajan las mujeres que se desempeñan en empresas tecnológicas?


Con desafíos pendientes aún, la brecha salarial entre las mujeres y los hombres en el rubro tecnológico podría reducirse en un 25% en los próximos diez años, según se expuso de manera auspiciosa en la presentación del W20 que se llevó a cabo en nuestro país (el foro de género del G20). Esta conclusión optimista se ve beneficiada por las iniciativas de instituciones y compañías que aportan su grano de arena en pos de la igualdad y mujeres que buscan sus espacios con capacidad y tenacidad. Actualmente, las empresas están interesadas en incorporarnos a sus equipos de tecnología, ya que se demostró que nuestra participación ayuda a generar un mejor producto”, analizó Laura Morinigo Lead de Women Techmakers Rio de La Plata.

Bajo este panorama, una de las compañías que se destaca por promover una fuerza laboral igualitaria es Real Trends. Esta startup de tecnología mantiene un equilibrio 50 / 50. Una proporción ecuánime de paridad de género y que responde positivamente a las demandas actuales de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. Josefina Tous Bercovich, Tamylin Trevisan, Romina Garacho, Martina Moschetto y Michele Gonçalves, son parte del equipo de Real Trends y en esta nota comparten sus testimonios acerca del recorrido que llevaron adelante en su desarrollo profesional y personal.

¿Cómo ha sido el ingreso al mundo laboral siendo mujer?

Josefina (Bolivar, Buenos Aires, Argentina) -Project Manager de Real Trends- cuenta “Viví en plena transformación del género femenino en la lucha por cargos donde antes solo accedían hombres. Trabajé en industrias machistas, pero con responsabilidad y siempre logré demostrar que el género no es una condición  sine qua non para poder ejercer funciones laborales. Lo que encontré en mi trabajo actual es que la igualdad de oportunidades y la cuestión de género no eran un tema”.

Tamylin (Santo Ângelo, Río Grande do Sul, Brasil) –Sales Specialist-, reafirma la autovaloración y la claridad de los objetivos para trascender los obstáculos “trabajé en algunas empresas con actitudes machistas, muchas veces esas actitudes venían de parte de los líderes, en pequeñas cosas del día a día. Pero, por suerte, siempre logré mis objetivos con mucho trabajo, esfuerzo y jamás desistir”.

Por su parte, Romina (Garín, Buenos Aires, Argentina) – HR Manager - relata “No tuve obstáculos para ingresar y desarrollarme en el mundo laboral. Tuve mucha suerte, ya que comencé a trabajar en lo que me gustaba a los 19 años en el área de RRHH. Mis cambios siempre se dieron por mejores oportunidades, nunca me costó conseguir un trabajo”.

Martina (Cipolletti, Rio Negro, Argentina) – Customer Satisfaction Specialist- compartió “Mi primer trabajo fue a los 18 años, una pasantía vendiendo cursos de informática en la facultad a la que asistía. Ese trabajo me trajo a donde estoy hoy, nunca me iba a imaginar que iba a seguir en la línea de la tecnología e informática, ya que todos mis trabajos posteriores estuvieron relacionados a este mundo. 

Michele (Salvador, Bahía, Brasil)  – Sales Manager- recuerda “Mi primer trabajo fue en Brasil, una pasantía en el área de marketing de una prepaga y hoy soy gerente comercial de una startup. Los obstáculos más grandes que enfrenté fueron por haberme ido a vivir a otro  país y tener que insertarme en el mercado laboral con un idioma que no era el mío, trabajar con personas de otras nacionalidades y costumbres, aprender a moverme y lograr una buena relación con ellas. Tengo más de diez años desempeñándome en el área comercial y ocho años específicamente en empresas de tecnología” y agrega “hoy por hoy contar con un trabajo donde tengo un horario flexible que me permite buscar a mi hijo en el jardín y disfrutar lo que queda de la tarde con él, compatibilizando mis responsabilidades, son parte de los beneficios que realmente valoro”.

¿Qué recuerdan de su primer empleo y cómo es el actual?

“Trabajo desde los 12 años, ayudando en el negocio familiar. Pero el primer trabajo formal fue a mis 21 años como recepcionista, en un lugar donde tuve la oportunidad de crecer rápido y en poco tiempo conocer el funcionamiento del mundo empresarial. Entre mi primer trabajo y el actual pasaron múltiples experiencias de diversa índole y estoy convencida que todo sucedió para estar hoy en este lugar, donde siento ser parte de un proyecto formado por gente formada, responsable y amena, que hace desde su lugar un espacio agradable”, repasó Josefina. 

Tamylin compartió “Mi primer trabajo fue en un estudio de fotografía, a los 16 años, donde realizaba atención al cliente. Como especialista en ventas, todavía tengo total contacto con los clientes, hablo todo el tiempo con ellos. La comunicación es algo que me fascina, ya que siempre ha estado en mí y afortunadamente, es a lo que me dedico”. “Comencé  a los 17 años en ventas, trabajando 12hs por día. Hoy estoy como responsable del área de Recursos Humanos, haciendo lo que realmente me gusta”, dijo Romina.

¿Cómo es trabajar en tecnología? 

“Mi relación con la tecnología es de amor puro, creo que hubiera sido difícil nacer antes de esta Era y hoy me encuentro en un espacio rodeada de un grupo de profesionales que tienen la voluntad de progreso en equipo”, analizó JosefinaTamilyn agregó, “Mis primeras experiencias fueron en agencias de publicidad offline, pero cuando migré al mundo online, nunca más volví a trabajar con el off. La tecnología siempre fue un tema que me encantó, desde chiquita siempre quise estar relacionada con los avances tecnológicos y trabajar ligada a este mundo es realizar un sueño”.

Al igual que Tamylin, Romina se declaró apasionada por la tecnología “Desde que descubrí cómo eran las empresas de tecnología me enamoré de ellas. Mi relación con la tecnología es un desafío constante, siempre hay algo para aprender y eso me encanta”. “Me casé con un desarrollador con quien comparto, además de la vida,  la obsesión por lo tech y siempre estoy en búsqueda de soluciones tecnológicas para resolver  problemas. Estoy un paso más allá del uso cotidiano de smartphones, Netflix y redes sociales; me pasé a otro nivel cuando me compré un lavarropa con WiFi”, confesó divertida Michele.

¿Qué cualidades femeninas destacarían?

Creo que la sensibilidad e intuición son cualidades femeninas generales que son importantes para mejorar y ser diferencial en el mundo laboral, introdujo Josefina. Como propias destaco simpatía, humildad, seguridad y confianza en mi trabajo”, añadió Tamylin. Romina y Martina coincidieron y detallaron “Empatía, sensibilidad, intuición y orden”. Michele comentó “Los rasgos más femeninos se relacionan con la empatía, alegría y pasión, al menos son las cualidades femeninas que identifico en mi personalidad”.

Por último, ¿Sueños y/o desafíos por cumplir?

En tecnología los desafíos son constantes, hay que estar siempre a la vanguardia de lo que viene. Sueños muchos, pero los principales son viajar (más) y en algún momento volver a vivir en mi ciudad natal”, compartió Josefina. “Quiero ser la persona que mi familia me enseñó: Una persona de valores, exitosa en su trabajo y sus relaciones, pero sin pisar o disminuir a nadie”, afirmó Tamylin.  Martina expresó “Ser una mujer exitosa en lo personal y lo profesional. Seguir creciendo y aprendiendo, manteniendo siempre mis valores”. “Seguir creciendo profesionalmente y que se sigan presentando grandes desafíos” concluyó Romina.  

Perseverancia, capacidad de adaptación y pasión por la tecnología, son algunos de los puntos en común que se desprenden de los testimonios de 5 mujeres que trabajan hoy en una auspiciosa startup de tecnología que les permite lograr un equilibrio entre su vida profesional y personal.