03 febrero 2018

Super Bowl 2018: los argentinos todavía están a tiempo de vivir la experiencia #SBLI

  • Hacer un Upgrade y pasar del sillón frente al televisor a un asiento en el U.S. Bank Stadium de Minneapolis (Minnesota) para ver en vivo la final de la NFL todavía es posible. Con tickets que rondan los $5,957 en StubHub, el 4 de febrero puede ser un día que quede en el recuerdo para siempre.
Este año, la final  de la National Football League (NFL) será muy especial, porque se va a dar una revancha del Super Bowl de 2005 entre Los Philadelphia Eagles y los New England Patriots -en el que vencieron los últimos-. Por eso, el espectáculo genera más expectativa de la habitual, y viene con un plus de emoción.
Y si bien la mayoría de los compradores extranjeros provienen de Canadá y México -de hecho, en el top 5 de países internacionales que más entradas están adquiriendo para la Super Bowl se encuentran Canadá (58,3%), México (24,3%), Australia (4,2%), Brasil (3,5%) y Suiza (2,1%)-, los argentinos todavía están a tiempo de llegar el domingo 4 de febrero al partido más importante de la Liga de fútbol americano.

Para hacer números, es bueno saber que el precio del ticket medio vendido en StubHub -plataforma líder de compraventa de entradas, propiedad de eBay-, es de $5,957 y el precio mínimo fue de $3,050 por el Upper End. El ticket más bajo vendido en la plataforma fue de $3,000 y el más caro, de $20,000, para Delta Sky Club –cuando para el Super Bowl de 2017 el ticket más caro vendido fue de $15,432-.

El Super Bowl es mucho más que un partido de fútbol americano: ese Super Sunday es casi fiesta nacional y el ticket permite disfrutar del siempre excelente espectáculo del entretiempo, que este año tendrá como protagonista al cantante Justin Timberlake. Además, el himno de Estados Unidos, interpretado por la cantante Pink, será otro de los platos fuertes.

StubHub, que es marketplace autorizado y partner oficial de toda la NFL, ha registrado compras desde los 50 estados que componen EEUU y desde 14 países internacionales para el Super Bowl de este año. Y los argentinos no tienen por qué ser una excepción, porque todavía están a tiempo de comprar mucho más que un ticket: se trata, sin duda, de un pasaporte a una experiencia inolvidable que podrán replicar y compartir a través de las redes sociales y en las charlas con amigos.