07 febrero 2018

San Valentín Freelance: ¿Cómo trabajar y amar sin morir en el intento?



Seis recomendaciones de Workana para trabajar en pareja desde casa
Hablar de trabajar con nuestra pareja puede sonar algo idílico, si se tiene en cuenta sólo el corazón. Sin embargo, más que una prueba de fe en que todo funcione, profesional y monetariamente, es un aprendizaje para conocerse a uno mismo y al otro. La clave está en aprender a manejar los tiempos de trabajo y descanso, espacios y estados de ánimo, la coordinación familiar y sobretodo el nivel de compañerismo con el otro.

Separar los espacios físicos: Al ser dos personas diferentes, que tienen sus propios pensamientos y que quizá trabajen en profesiones totalmente distintas, será necesario que cada uno tenga su espacio, tanto de trabajo como de esparcimiento independiente. Lo mejor es contar con oficinas separadas, de ser posible.
Horarios de trabajo / descanso: ¡Este punto es vital! Muchas veces dejamos que nuestro horario desborde, ya sea en trabajo o en descanso y hay que ser muy claros en esto. No todos tenemos los mismos horarios de productividad, ni nos cansamos al mismo tiempo, lo mejor es identificar esos momento y conservarlo para que cada uno sea consciente de los momentos de trabajo y ocio del otro.
Dar lugar al amor: No todo puede ser trabajo, así estés en horario laboral, una de las ventajas de trabajar junto a tu pareja es poder dedicar varios momentos al día para alimentar el amor que sentís por tu media naranja. Tener gestos de afecto durante el día va separando la rigidez de lo laboral. Dejarle un mensajito en su escritorio, compartir un café con él o ella, robarle un beso o un abrazo puede descontracturar la jornada laboral y evitar los roces luego de varias horas juntos.

Compartir las tareas del hogar: Es bastante complicado al principio, dado que se da según la carga laboral de cada uno. Sin embargo, así como se puede establecer un “tráfico de trabajo”, se puede establecer con la pareja un horario de labores compartidas, para que tanto el hogar como la oficina sean espacios ordenados y cómodos para la convivencia.

Organizar el tiempo familiar: Siendo padres o madres el orden debe ser mayor, dado que no solo será la pareja quien demande tiempo, atención y afecto. Es importante enseñarle a los hijos que estar en casa no es sinónimo de descanso, así como ellos tienen tiempo de estudiar y hacer la tarea, nosotros también podemos estar trabajando. Debemos coordinar con nuestra pareja momentos de relevo para pasar un tiempo con los pequeños, así ellos no se van a sentir solos y nosotros no nos sentiremos mal por ellos.

Intercalar horas en espacios de coworking: Si todo lo anterior no funciona, también podemos elegir trabajar algunas horas fuera de casa. Podemos hacerlo desde un bar o en espacios de coworking, lo que nos dará un respiro del ambiente del hogar y hasta nos hará extrañar más a nuestra pareja.
La clave es convertir el trabajo en un negocio eficiente para ambos, sin olvidarnos de quien tenemos al lado. Si los dos tienen la misma pasión y compromiso con su trabajo independiente, las posibilidades son ilimitadas.