03 enero 2018

Freelancers ¿cómo tomarse vacaciones sin culpa?

Ideas para aprovechar el tiempo off sin perder oportunidades de trabajo

La decisión de comenzar a trabajar de forma independiente suele estar impulsada por dos factores. El primero es que, con los clientes adecuados y una fuerte ética de trabajo, se puede ganar más que en relación de dependencia; el segundo es que al liberarse de las exigencias burocráticas de trabajar para una empresa, será posible vivir la vida con un ritmo propio, especialmente, tomarse un descanso cuando uno lo desee.
Si bien es posible trabajar freelance y viajar, tomarse tiempo desconectado es un poco más complejo. En muchos casos la demanda de trabajo es intensa y, aunque es bueno tener mucho trabajo, las vacaciones son esenciales para evitar el agotamiento y mantener la energía creativa fresca, por eso es importante aprender a tomarlas sin perjudicar nuestro negocio.
Desde Workana, la primera red de trabajo remoto e independiente de Latinoamérica, ofrecen algunos consejos simples y alcanzables para lograr el equilibrio correcto entre tomarse un descanso y mantener contentos a los clientes.
1. Avisar a los clientes
Parece obvio, pero pocos profesionales independientes lo hacen. Lo mejor es avisar a los clientes con la mayor antelación posible. Ellos lo agradecerán, porque muestra que estamos considerando sus necesidades y nos acerca a convertir clientes eventuales en regulares.
2. Reducir la carga de trabajo
El tiempo libre no remunerado es difícil de sostener financieramente, especialmente si recién estamos comenzando. Es recomendable llevarse una pequeña cantidad de trabajo “de vacaciones” y limitarse a dos horas por la mañana o por la noche. En este caso las tareas se reducen a cuestiones que son absolutamente necesarias, ganaremos un poco menos pero tendremos mayor tranquilidad.
3. No activar el “Fuera de la oficina”
Si tenemos la posibilidad de consultar el correo electrónico laboral una vez al día, es preferible no activar el out of office. A veces los clientes potenciales se desaniman con ese tipo de mensajes e inmediatamente contactan a otra persona en lugar de arriesgarse a recibir un rechazo. Además, sin necesidad de aclarar que estamos de vacaciones, podemos acordar directamente con el cliente una fecha posterior a nuestra vuelta.
4. Subcontratar a un colega
Un acuerdo mutuo con otro autónomo para cubrirse puede ser una situación win/win, siempre y cuando no estén de vacaciones al mismo tiempo. Lo importante en esta opción es elegir a una persona de confianza, por un lado para asegurarnos de que cumpla con las consignas y entregas profesionalmente, por otro para no correr riesgos de que se quede con el cliente.
5. Adelantar trabajo
Esta opción implica hacer en las semanas anteriores todo el trabajo que haríamos si no nos fuéramos de vacaciones, lo que significa trabajar de manera intensa y probablemente también los fines de semana previos a nuestra partida. El punto a favor, no será necesario trabajar durante las vacaciones y recibiremos los mismos ingresos.
Organizarse para las vacaciones al principio puede parecer complicado, en especial cuando tomarse unos días siendo freelancer puede ser todo un desafío. Pero al momento de decidir, debemos recordar que sin descanso corremos el riesgo de agotarnos, y esa es la forma más rápida de perder clientes.