02 enero 2018

Employee Experience | 7 tendencias de RRHH para 2018

Por Gabi Navarro 

Podemos definir la Employee Experience (EX) como el conjunto de percepciones que tienen los colaboradores acerca de la organización en la que trabajan. En este sentido, se trata de aplicar un nuevo enfoque, de carácter global e integrador, a la gestión de los recursos humanos, poniendo en un primer plano la experiencia subjetiva percibida por los empleados en su relación con la empresa.

Este nuevo enfoque se viene fraguando en los últimos años pero, sin duda alguna, adquirirá cada vez más importancia a partir de 2018. Esencialmente, la Employee Experience se fundamenta en tres ejes principales:

·        Una visión global de la gestión de los RRHH, tratando de proporcionar una experiencia integradora a los empleados, cualquiera que sea su tipo, experiencia en la empresa o expectativas.

·        Aplicar a la Employee Experience un enfoque similar al de la Customer Experience. Es decir, tratar de asimilar a los colaboradores con los clientes, ofreciéndoles un tratamiento que se inspire en las mejores estrategias de optimización de la experiencia del cliente.

·        Implementación de nuevas soluciones tecnológicas a la gestión de los recursos humanos, en el marco de la transformación digital de las empresas. Nos estamos refiriendo, entre otros, a soluciones de inteligencia artificial, automatización, cloud computing, etc.

En este sentido, se pueden destacar las siguientes tendencias de futuro en el ámbito de la Employee Experience:

1. Diseñar una estrategia global dirigida a proporcionar una Employee Experience atractiva

Se trata, a grandes rasgos, de coordinar toda una serie de acciones que redunden en una percepción muy positiva por parte del colaborador acerca de sus condiciones de trabajo. Nos estamos refiriendo, entre otros aspectos, a las características del entorno físico de trabajo, las herramientas y tecnologías proporcionadas al trabajador, formación, etc. Todo ello incide de modo directo en el compromiso y productividad de los colaboradores y en su satisfacción global en la empresa.

En lo que se refiere a los espacios de trabajo, es recomendable adaptarlos al tipo de tarea que se va a desarrollar pero también, muy especialmente, a las preferencias del trabajador. En este sentido, no todos los empleados se concentran igual en un mismo entorno; algunos prefieren un diseño de oficina abierto, con espacios compartidos, mientras que otros se concentran mejor en un entorno cerrado y silencioso. Lo mismo puede aplicarse a los espacios de reunión, formación, etc.

De este modo, puede ser interesante recabar la opinión de los trabajadores a la hora de diseñar los espacios de trabajo. Sin duda, esto redundará en una productividad más elevada y en una mayor satisfacción y compromiso por parte del colaborador.

2. Aplicar estrategias de marketing en el ámbito interno

Este enfoque supone considerar a los colaboradores (tanto a los actuales como a los potenciales) como una especie de cliente al que atraer y fidelizar a la empresa. Este aspecto es cada vez más importante en la medida en que los trabajadores disponen de multitud de vías (foros, redes sociales, etc.) para expresar su opinión sobre su experiencia de trabajo en un determinado lugar.

Ciertamente, cada vez son más habituales los estudios o análisis sobre los mejores lugares para trabajar y tu empresa no debería ignorar su importancia. En efecto, este tipo de análisis tienen una relevancia cada vez más destacada e inciden directamente sobre la retención y atracción de talento.

3. Adoptar un enfoque integrador en la gestión de todo tipo de trabajadores

Con el auge de una cada vez mayor flexibilidad laboral, es más y más habitual encontrarnos con un conjunto de trabajadores de condiciones muy dispares. Así, convivirán empleados con muy diferentes jornadas laborales, freelancers, consultores, etc.

Este panorama supone un gran reto en la gestión de los recursos humanos, en la medida en que será más difícil integrar a todos estos trabajadores dentro de una misma cultura empresarial, proporcionarles una formación útil y diferenciada según sus circunstancias, etc.

4. Diseñar un plan de carrera flexible y adaptable

Se trata de proporcionar distintas opciones de carrera en función de las características y preferencias de cada empleado, con el objetivo de aumentar su satisfacción laboral y, en consecuencia, su motivación y productividad.

Nos estamos refiriendo en este punto a medidas como podrían ser períodos de prueba en diversos puestos de la organización, dando la oportunidad al trabajador de adquirir nuevas habilidades y comprobar su adaptación y rendimiento en las nuevas tareas, etc.

Este tipo de iniciativas satisfará a quienes buscan un cambio de rol o el aprendizaje de nuevas habilidades, mientras que permiten a la empresa retener al talento existente e incrementar su productividad.

5. Combinar el enfoque individual con el de equipo

La gestión tradicional de los recursos humanos se solía centrar esencialmente en los trabajadores individuales, olvidando en gran medida el enfoque grupal. Sin embargo, como sabrás, el desarrollo de equipos sólidos y bien compenetrados suele ser un factor de éxito muy relevante en cualquier empresa.

En buena medida, tanto la satisfacción como el rendimiento de un colaborador vienen condicionados por su integración en un equipo de trabajo. Es lógico, por tanto, que el departamento de recursos humanos dedique atención prioritaria al funcionamiento de dichos equipos.

6. Preparar la implantación de soluciones de inteligencia artificial

Cada vez está más presente en las empresas el uso de tecnologías de inteligencia artificial, por lo que es imprescindible que desde la gestión de los recursos humanos se contribuya a una adecuada implantación de estas herramientas.

De este modo, soluciones tales como asistentes virtuales, chats automatizados, etc. adquieren cada vez más importancia en ámbitos como el de la atención al cliente. En este sentido, este tipo de herramientas vienen a configurarse como una especie de empleado más, con el que los demás trabajadores del departamento tienen que convivir.

Preparar a los colaboradores para trabajar con (y junto a) este tipo de aplicaciones es una tarea imprescindible si queremos lograr un resultado coordinado y eficaz en la atención a los clientes y, al mismo tiempo, conseguir una Employee Experience satisfactoria.

7. Contribuir al bienestar del colaborador dentro y fuera de la empresa

En la medida en que tanto el ámbito laboral como el personal tienen incidencia sobre el trabajador, la estrategia de la Employee Experience debe ser global e integrar ambas vertientes. De este modo, acciones formativas en el ámbito de la salud, actividad física, educación financiera, etc., pueden tener un efecto positivo en el bienestar del colaborador, tanto dentro como fuera del trabajo.

“Si cuidas a tus empleados, ellos cuidarán de tus clientes” 
Richard Branson