02 octubre 2017

CorbisStudio, pionero en la aplicación de Realidad Virtual para obras de construcción


La empresa especializada en proyectos ejecutivos y prototipos digitales desarrolló un proceso con Realidad Virtual que permite optimizar los procesos constructivos y disminuir los costos de obra.

La aplicación de esta tecnología posibilita la planificación de la obra, con experiencia en primera persona y a escala real. Detecta interferencias, irregularidades y conflictos de mantenimiento y operación.



CorbisStudio, firma especializada en proyectos ejecutivos y prototipos digitales, es el primer estudio del país en desarrollar y aplicar un sistema de realidad virtual (RV) en la proyección de una obra de arquitectura, en base al innovador concepto de “Construction Digital Prototype” o prototipo digital, capaz de planificar la ejecución de la obra, con la experiencia del cliente en primera persona y en escala real.

Esta tecnología permite a los responsables de la construcción de una obra un mayor entendimiento de la misma, la detección de interferencias e irregularidades y los posibles conflictos constructivos, de mantenimiento o de operación.

Utilizar la combinación BIM de modelado de información junto con la Realidad Virtual es una opción potente para transformar el proceso de diseño y constructivo desde lo digital, en un entorno en el que los cambios y las mejoras tienen un costo mínimo y pueden tener un impacto muy significativo en los tiempos y valores de una obra”, argumentó Martín P. Amengual, CEO de CorbisStudio.

Oportunidad
Muchas industrias han incorporado tecnología a sus procesos en los últimos 40 años. No obstante la construcción se ha mostrado muy reticente a mejorar sus procesos y a potenciar el uso de herramientas digitales.

Según un informe de la consultora internacional McKinsey, titulado “Imagining construction’s digital future”, la productividad en la construcción ha decaído desde 1990 en el orden del 20%, por extensiones de plazos pactados; y en 80%, por obras no terminadas en el marco del presupuesto originalmente planteado.

La construcción representa aproximadamente el 6% del PBI mundial. Una mejora en la eficiencia de sólo el 1% en la construcción, significa un ahorro de 100 mil millones de dólares por año. De esta manera, el uso de las tecnologías aplicadas a la construcción contribuye a optimizar los procesos ajustando los posibles errores en tiempo y forma, y adecuando los proyectos a los plazos y costos pactados.

Integración interdisciplinaria
La apuesta del estudio CorbisStudio con la incorporación de Realidad Virtual y, a su vez, con la tecnología BIM ya en uso, es romper el gran paradigma de los “silos aislados” donde cada consultor vive en un espacio totalmente desconectado de los demás, con instancias discontinuas de coordinación que transfieren al proceso de obra innumerables falencias de las etapas de diseño.
Estas herramientas apuntan a la integración de los actores en una sinfonía armónica y rítmica, donde todos avanzan al mismo tiempo y generan soluciones interdisciplinarias a tiempo real.
En el mundo del ‘Construction Digital Prototype’, la constructora se conforma como el actor central y queremos ser el eje de coordinación de los consultores hacia una integración interdisciplinaria”, agregó Amengual.

Caso de aplicación
CorbisStudio fue pionera en la aplicación de tecnología BIM en el mercado nacional, siendo su primer proyecto la remodelación de la UBA en el año 2009. Ahora lidera el uso de RV para proyectos constructivos y su primer caso de éxito es la implementación del sistema en el Estadio de Fútbol y Básquet de San Luis, recientemente inaugurado, hecho que le permitió desarrollar los recorridas de la obra en el entorno digital y detectar problemas complejos de coordinación espacial, como elementos estructurales que atravesaban pasillos, o alturas de escaleras que no cumplían con el mínimo de código.

En el caso de del Estadio de San Luis, con esta tecnología incluso pudimos hacer estudios de visibilidad desde las butacas más comprometidas, con lo que se pudo detectar a tiempo problemas que en obra (o durante la vida útil del estadio) hubieran sido muy difíciles de resolver o corregir”, completó Amengual.