26 octubre 2017

7 razones porque las empresas ya deberían haberse pasado a la nube


Por Rubén Belluomo, Gerente Comercial de Infor para el Cono Sur
La implementación en la nube está cambiando las reglas del juego. Se merece un lugar entre los hitos históricos junto con la luz, los transistores y microprocesadores. Sin embargo, todavía se lo malinterpreta, desconfía y rechaza. El concepto de cablear toda una ciudad con electricidad también tomó su tiempo. Sin embargo, la demanda de progreso superó los inconvenientes.
Siete aspectos detrás de la adopción en la nube: 
Digitalización: a medida que las empresas comienzan con su estrategia digital, descubren que las soluciones en la nube son una necesidad para muchos de los componentes de la digitalización como el análisis predictivo, la conectividad del Internet de las Cosas y el seguimiento de los datos por sensores. La amplia capacidad de almacenaje, arquitectura flexible y la implementación de las soluciones en la nube van de la mano con la estrategia de digitalización.
Visibilidad de la cadena de suministro: las empresas saben que deben salir de sus cuatro paredes para ser competitivos en la economía global actual. Las soluciones en la nube ayudan a crear una red inteligente de la cadena de suministro y una conexión integrada con los proveedores, socios y contratistas. La visibilidad de la cadena de suministro se vuelve más práctica  y ágil de gestionar.
Adquisiciones y desinversiones: muchos mercados e industrias se consolidan. Esto hace necesario contar con un rápida respuesta y lanzamiento de nuevas organizaciones y modelos nuevos de negocio. Las empresas no pueden simplemente atravesar un proceso de implementación de dos años para integrar la nueva organización a un ERP existente “on premise”. Las soluciones en la nube requieren semanas y no años, para su implementación, garantizando cambios rápidos.
Optimizar la experiencia de los usuarios: la mano obra de los millennials es también una fuerza que impulsa el modelo SaaS. Como las soluciones en la nube son constantemente actualizadas por el proveedor, tienen a incluir interfaces de usuarios modernas y fácil usabilidad a la que esta generación está acostumbrada.
Seguridad: muchos CFOs reconocen que cuentan con funcionalidades limitadas para gestionar la seguridad de la TI. Ellos prefieren dejar a los expertos que focalicen sus recursos en la seguridad y dedicarse a sus responsabilidades críticas. Resulta lógico que las empresas se focalicen en sus auténtico foco y dejar el tema complejo de la seguridad a las organizaciones que se especializan en mantener los datos seguros.
Cash Flow limitado: después de la recesión, muchas empresas están cortas de capital y deben encarar proyectos de infraestructura. La falta de capital hace que el modelo de suscripción a la nube y que su bajo costo de propiedad (TCO) resulta atractivo para modernizarse sin una gran inversión.
Brecha de habilidades: las empresas luchan para reclutar y retener a los técnicos y empleados altamente calificados. Por lo que resulta lógico dejar a un especialista que se ocupe del hardware, los servidores back-ups and upgrades. Esto libera al equipo interno de TI para que se focalicen en proyectos más críticos.
Estos siete aspectos se combinan para que las empresas se cuestionen: ¿Porqué no estamos ya en la nube?
Poco apoco todas están reconociendo que para mantenerse al día con los cambios hace falta la agilidad de la implementación en la nube.