16 mayo 2017

Los millennials buscan jefes que que los inspiren, a quien puedan admirar y en quien puedan confiar

¿Existen los jefes para los Millennials?

Los millennials han marcado un punto de inflexión en el estereotipo de jefe. ¿Cómo es esta nueva relación?

Hoy, los jóvenes nacidos entre 1981 y 2000 buscan líderes que sean capaces de entablar una relación de amistad con ellos, que los impulsen, sean flexibles y los inspiren dentro y fuera de la oficina.

Según un estudio de Hays –líder global en selección especializada- se estima que un 48% de los jóvenes de esta generación busca formar su propia empresa o emprendimiento con ayuda de la experiencia adquirida en su lugar de trabajo, para después independizarse y competir incluso con sus jefes actuales.

Bajo este panorama, que para algunos podría ser desalentador, existen compañías –sobre todo dentro del sector tecnológico- que apuestan por ellos y consideran que esta camada de jóvenes trae la mejor disposición del mundo.


Los fundadores de Tienda Nube, una plataforma que ofrece soluciones de e-commerce, son un claro ejemplo. Los cinco rondan los 30 años y fomentan como esquema de trabajo lo que en otras compañías se ofrece como beneficio: no cumplen horarios fijos y el trabajo remoto queda a elección de cada empleado. “Todo el mundo puede trabajar desde la casa cuando quiera y cada uno elige a qué hora ingresar, en general entran a eso de las 9, pero no está estructurado”, señala José Abuchaem, uno de los fundadores y CMO Tienda Nube. Y aclara que los 72 empleados de la compañía son millennials.

Al ahondar sobre el rol de “jefe”, Abuchaem analiza: “Lo difícil o fácil de ser jefe (como casi todo) está muy basado en una cuestión de oferta, demanda y alternativas. La globalización trajo consigo la posibilidad para muchísimas personas de trabajar para empresas del extranjero, ya sea de forma remota desde Argentina o bien viajando. Esto hace que la demanda de empleados aumente, ya que hay más empresas buscando candidatos en el país. Al aumentar la demanda de empleados, el "precio" del empleado sube. Esto no solo hace que suba el sueldo sino que también surgen otras formas de compensación como la flexibilidad de horarios, trabajar de lo que te gusta y/o rodeado de personas de altísimo nivel, posibilidades de crecimiento y apoyo emocional de tu empleador, entre otros. Podríamos decir que por estos motivos, hoy en día es más difícil ser jefe que antes, pero desde otro punto de vista; esto hace que ser jefe también sea más fácil, porque tenés a tus empleados motivados y felices de dar un esfuerzo extra, al sentir que la compañía también se preocupa por ellos”.

Por el lado del reclutamiento, la cuestión también se torna desafiante. Nicolás Loreti - CFO & Manager de Data & Talent de Tienda Nube describe: “Hoy el perfil más complicado para reclutar son aquellos que tienen una formación técnica en tecnología e ingeniería ya que el mercado está avanzando más rápido de lo que avanza la formación de profesionales en esas materias”. 

Para los millennials obtener retroalimentación constante es fundamental. Del sondeo de Hays también se desprende que esta generación busca alguien que los inspire, a quien puedan admirar y en quien puedan confiar. Podríamos decir que su “jefe ideal” se conceptualiza más como un mentor, alguien que pueda identificar sus fortalezas e impulsar su carrera y crecimiento personal.

El reporte precisa “Esta generación busca alguien que inspire. Atrás quedó el rol del jefe tradicional que imponía únicamente sus propias ideas, ahora quieren que se preste una relación mucho más cercana, que trascienda la vida laboral”.

Abuchaem refuerza “Ser jefe hoy seguramente sea más gratificante, ya que en esta época el vínculo entre empleado y empleador está más fuerte que nunca”. 

Sin embargo, el recorrido no finaliza en captarlos y estar cercanos e inspirarlos, sino que el reto de retenerlos y evaluarlos puede resultar aún más complejo.

“Para retener a las personas intentamos ser muy meritocráticos, valoramos el esfuerzo y los resultados que obtienen todos y compensamos a la gente con mayor responsabilidad y salario a medida que crecen. Intentamos brindarles 3 aspectos que consideramos fundamentales: autonomía para sentirse dueños de su propio trabajo, propósito para que entiendan el impacto que tienen las cosas que hace cada uno en el día a día y por último; desarrollo. Es fundamental aprender cosas nuevas todos los días, tener sensación de progreso, saber que mejoramos nuestras habilidades y ser capaces de hacer más y más cosas conforme pasa el tiempo”. 

Abuchaem detalla “evaluar el trabajo de las personas es uno de los desafíos más grandes que tenemos. En Tienda Nube trabajamos por objetivos, lo que significa que cada persona puede administrar su tiempo de la forma que guste pensando en qué es lo mejor para ella y para cumplir los objetivos de la empresa. Esto significa que muchas veces no estamos cara a cara con nuestros equipos y no sabemos exactamente qué está haciendo la otra persona. Por eso evaluamos los resultados según el impacto que generaron en las métricas de la compañía y muchas veces es muy difícil aislar el impacto que un individuo tuvo sobre éstas, principalmente porque la mayoría de las métricas dependen de varias personas o equipos”.

Y concluye: “Para nosotros es fundamental mantener un diálogo constante con cada uno de nuestros empleados donde tocamos temas muy personales para poder adelantarnos a posibles problemas de motivación (si hay problemas entre las personas del equipo, si la persona está consiguiendo ahorrar, qué proyectos de vida tiene y cómo encajan en su vida dentro de la compañía, etc). Nosotros apostamos a acompañarlos en su crecimiento profesional y personal y realmente nos sentimos enriquecidos y motivados en esta evolución constante que se nos plantea”.