16 mayo 2017

Cultura eco-friendly: ¿cómo volverse parte del cambio?

En los últimos años, términos como “ecológico”, “marketing verde” y más recientemente, “eco-friendly” se han convertido en palabras de uso corriente.
A medida que crece la preocupación de los habitantes del planeta por el medio ambiente, estas palabras pasan de ser moda a internalizarse y materializarse a través de prácticas reales y conscientes ya que el cambio comienza por el compromiso de cada uno. 
“Tenemos que ser ciudadanos coherentes y comprometidos”, afirma Lucas Campodónico, emprendedor sustentable y director de la ONG Ecomanía, haciendo hincapié en que la responsabilidad de llevar adelante este tipo de acciones es de la sociedad.


Ahora bien, ¿Cómo podemos ser partes del cambio en el día a día?
Ahorrar energía: todos los dispositivos eléctricos, consumen energía. Por ello, es indispensable apagarlos y usarlos de manera racional para contribuir al ahorro.
Cuidar el uso del agua y proteger las fuentes: disminuir considerablemente el consumo de agua y de ser necesario, reparar pérdidas y filtraciones. Al cepillarte los dientes, cierra la canilla evitando malgastar el recurso. Si cerca de tu hogar hay un río, lago o incluso el mar, no lances basura en ellos. Parece obvio pero vale la pena recordar, que el agua es un recurso fundamental e indispensable para la vida.
Adquirir productos localmente: como primera medida, debemos comprometernos con comprar solo lo que se necesite. Y a partir de ello, adquirir productos localmente a fin de disminuir el impacto ocasionado por la logística y el transporte.
Reutilizar papel e insumos: debemos evitar por todos los medios generar basura. Por ello, la reutilización de elementos es clave para generar un aporte sustentable. Reutilizar el papel e insumos como plástico para generar otros objetos es un hábito que puede disminuir en gran nivel los niveles de desechos. Imprimir lo indispensable y aprovechar los recursos digitales, es una medida al alcance de todos. 
Evitar las bolsas desechables: se recomienda evitar las bolsas de polietileno desechables (incluso hay leyes que prohíben la utilización de las mismas en capital federal e interior del país) y llevar bolsas reutilizables. Es cuestión de acostumbrarse, llevar una bolsa reutilizable en la cartera, mochila, morral nos permite resolver fácilmente cómo transportar alimentos, compras, objetos sin recurrir  a las desechables.
Optar por transporte público o bicicletas: en lo posible optar por medios de transporte compartidos a fin de reducir la contaminación y aportar a un tráfico fluido y más ordenado. La bicicleta, es una excelente opción para amigable con el medio ambiente.
Recibir facturas online: si el banco y los proveedores de servicio que utilizan te ofrecen la alternativa online, no dudes en hacer el cambio. Con este pequeño accionar, entre todos generamos gran impacto.
Vacacionar de manera sustentable: además de cuidar nuestro medio ambiente día a día, los días de diversión y descanso también son una buena oportunidad para llevar a cabo conductas ecofriendly. Cuidar los lugares que visitamos, si elegimos hospedarnos en hoteles, reducir la reposición de sábanas, toallas y productos de limpieza. Evitar la vajilla e insumo descartables (o bien reutilizarlos!). Si es posible, optar por alquileres vacacionales donde es posible compartir espacios y recursos.
 “Al reducir, reutilizar y reciclar no solo estamos beneficiando al medio ambiente con la disminución de residuos, la reducción de la emisión de gases y mejorando el clima y el aire libre, sino que también obtendremos beneficios económicos, ahorraremos costos en el hogar y podremos crear diferentes artículos utilizando material reciclado. Reutilizar es fácilmente realizable y al alcance de todos”, enfatiza Martín Jersonsky, Gerente de Ecofactory.
Martín Jersonsky
Las claves son no consumir de más y reutilizar de todo. Lo que cada uno haga hoy por el medio ambiente, tiene un impacto real en el presente y también lo agradecerán las generaciones futuras.