01 febrero 2017

Transformación digital y cambio cultural

Con el objetivo de conocer cuáles son los principales cambios que preocupan a las organizaciones en su proceso de transformación digital, Digital Boost, la línea de negocio de Stratesys especializada en marketing digital, ha realizado un estudio denominado “Transformación digital en las organizaciones”. Según éste, una de cada tres empresas (32,5%) considera que el cambio cultural en el seno de la organización es el factor más complejo en este tipo de procesos; seguidos de los opinan que su mayor handicap es la transformación integral y organizada de la compañía (31,3%), la adaptación a la innovación tecnológica (21,3%), y la forma de relacionarse con los clientes (15%).
“Las conclusiones del estudio evidencian que la transformación digital va más allá de incorporar tecnologías o actualizar herramientas de gestión. Estamos hablando de un cambio conceptual, una nueva forma de hacer negocio y también de gestionar a los equipos de profesionales”, asegura Rafael San Román, socio-director de Stratesys.
A partir de las respuestas facilitadas por las empresas encuestadas, el documento también extrae una serie de conclusiones por cada uno de los factores señalados. Por lo que respecta al cambio cultural, éste viene determinando, fundamentalmente, por el cambio generacional y la adopción de la cultura digital; y presupone una concepción distinta del negocio. En cuanto a la transformación integral y organizada, esto se traduce en un cambio integral para las compañías, que afecta a los procedimientos, a los equipos, al modelo de negocio… Además, puede contribuir a mejorar la competitividad de una empresa, impulsar la eficiencia y, se convierte, en sí misma, en un nuevo motor de cambio.
El tercer aspecto, la innovación tecnológica, es y seguirá siendo uno de los puntos de apoyo del cambio, con términos muy habituales en las organizaciones como Big Data, cloud, comercio electrónico móvil, realidad virtual, realidad aumentada, Internet de las Cosas, wearables… Finalmente, se encuentra la relación con los clientes, la cual ha sido durante mucho tiempo el centro de la estrategia de las empresas, por lo cual el cambio en este caso es menos profundo. No obstante, el reto ahora es conocerle más, sobre todo desde el punto de vista cualitativo, interpretando su comportamiento.