28 febrero 2017

Las organizaciones deben tener una posición más proactiva en seguridad y moverse a una visión integral de vulnerabilidades

Los hackers tomarán el camino de menor resistencia, eso requerirá una vigilancia extendida y más efectiva

Es preocupante la cifra de 22.4 millones de mexicanos que fueron víctimas de cibercriminales en 2016, como se reportó recientemente en el Informe sobre Ciberseguridad 2016. El escenario de seguridad para las compañías también está creciendo de manera crítica, como comenta Ricardo Wolff, director General de BMC México.

Ricardo Wolff
“La transformación digital está obligando a hacer cambios fundamentales en las actuales estrategias de ciberseguridad tanto para las empresas como para las personas. Este año, los equipos de seguridad y operaciones deben trabajar más cerca, porque los hackers se mantendrán en el camino de menor resistencia para sacar ventaja de los puntos débiles comunes sin parches, para obtener acceso a las organizaciones y su información crítica.

Con muchos desarrolladores de software liberando una gran cantidad de parches críticos, los hackers tienen más tiempo que nunca para explotar las nuevas debilidades. Cada aplicación o dispositivo que no sea revisado es una potencial puerta abierta para que los hackers exploten vulnerabilidades desconocidas que toman un promedio de 193 días para ser parchadas.

Para poder identificar en dónde acechan las mayores vulnerabilidades, los negocios deben incrementar la vigilancia, deben tener una posición más proactiva en seguridad y moverse a una visión integral de vulnerabilidades a lo largo de la organización. Esto significa un enfoque más agresivo en la gestión de vulnerabilidades para reducir aún más la superficie de ataque y los riesgos asociados para la organización”, declaró el ejecutivo.