07 febrero 2017

Abandonar el trabajo y convertirse en freelancer: ¿cómo lograrlo?


A muchas personas les cuesta dar el primer paso por la creencia que uno tiene que renunciar a su empleo en relación de dependencia para iniciar su vida de freelancer, lo cual se presenta muy atractivo pero también riesgoso. Hoy en día, muchos optan por combinar ambos empleos, estrategia que brinda mayor seguridad e ingresos adicionales.

Cuántas veces uno escucha amigos o incluso a sí mismo decir, “Estoy a punto de largar todo y empezar a trabajar de…”. Es comprensible, muchas veces las presiones del trabajo a tiempo completo puede llegar a atentar contra la motivación, la innovación y la satisfacción laboral, dando lugar al deseo de abandonar todo por una alternativa más atractiva e interesante.  
Un cambio de carrera puede ser la solución, ya sea porque el trabajo actual se tornó monótono, por falta de realización personal o salarial o mero (des)interés. Pero, algo que parece idílico como un drástico cambio al rumbo profesional, a veces resulta imposible. A la hora de querer convertirse en freelancer se pueden encontrar altas barreras de entrada, como la situación familiar, la dependencia al salario o las deudas a pagar, entre otros ejemplos.
¿Y si la solución es empezar el cambio sin abandonar el empleo de tiempo completo? Por necesidad de una mayor seguridad personal o económica, la opción de iniciarse en el mundo laboral independiente combinando el trabajo que se quiere abandonar es una opción muy elegida.
Mediante plataformas como Freelancer.com, donde se publican más de 8000 proyectos a diario por empleadores de todas partes del mundo, uno puede desarrollar gradualmente un portfolio y una cartera de clientes y así obtener la experiencia suficiente para poder abandonar el trabajo de una vez por todas.
“Trabajando unas pocas horas después de la jornada laboral o en tiempos libres del fin de semana se puede buscar proyectos y desarrollarse como profesional en un rubro que nos resulte apasionante. No es la idea trabajar horas extra por siempre y renunciar a los tan preciados fines de semana: simplemente hay que tomarlo como una prueba piloto que permite experimentar esta nueva modalidad de trabajo y analizar si uno se siente cómodo (y de paso se generan ingresos, se construye y mejora el perfil profesional)” sugiere Antonia Bensusan, Responsable Regional de Marketing y Comunicaciones de la plataforma. 
Convertirse en freelancer también puede ser un proceso de varios meses. Si está en tus planes cambiar de empleo y no encontrás el momento apropiado para hacerlo no hay más excusas: hoy podés comenzar a lograrlo a través de pequeños objetivos hasta dar “el gran paso”.