11 enero 2017

Teresa Nubio | La transformación digital es un transformación del negocio

No podemos entender la digitalización como algo independiente de la estrategia de negocio. El primer paso a dar es definir qué entendemos por “digital” y definir una estrategia clara que esté totalmente integrada en la estrategia de la compañía.

Contestar estas tres preguntas facilita el análisis del rol que queremos que digital juegue en nuestro negocio:
  1. ¿Cuáles son las oportunidades y amenazas que nos traerá la transformación digital?
  2. ¿Qué elementos tendremos de disrupción digital en nuestro negocio? ¿A qué velocidad y en qué escala ocurrirán?
  3. ¿Cuál es la mejor manera de aprovechar estas oportunidades que nos facilita la digitalización de una manera proactiva?
Muchas compañías están emprendiendo el viaje hacia la transformación digital de su organización, pero la primera pregunta que les surge es ¿por dónde empezamos?. El primer paso a dar es analizar su nivel de madurez digital.
En la evolución hacia la madurez digital, las compañías pasan por distintas fases. Podemos diferenciar esta evolución en función de tres factores:
  1. Estrategia digital
  2. Estructura organizativa
  3. Cultura digital
Veamos qué fases son.

DIGITAL ENGAGEMENT

  • Existe una inquietud por abordar el reto de la digitalización, pero no está clara la estrategia a seguir. Los objetivos de negocio y la estrategia digital funcionan de una manera independiente.
  • No existe una estructura organizativa digital específica, ni unos recursos destinados específicamente a las necesidades digitales. Para impulsar el proceso de digitalización y conseguir el engagement necesario, se establecen equipos transversales para trabajar las iniciativas digitales.
  • No existe una cultura digital y es necesario desarrollar las habilidades digitales.

DIGITAL EXPERTISE

  • Se ha definido el rol que se quiere que digital juegue en el negocio y existe una definición estratégica que contempla el rol digital de una manera coordinada en cada una de las áreas de negocio.
  • Se incorporan perfiles digitales que actúan como expertos dando soporte a las áreas funcionales.
  • Hay una visión clara para impulsar un ADN digital, por lo que se facilitan programas para aumentar las habilidades digitales dentro de la compañía.

DIGITAL INTEGRATION

  • Todas las áreas de negocio tienen una mirada centrada en el cliente y el ámbito digital está integrado en su estrategia. Los datos y el análisis de esos datos está integrado en la evolución estratégica de la compañía.
  • No existen unos roles especialistas en digital sino que los equipos tienen las habilidades digitales necesarias y el rol digital está integrado en su función.
  • Es una organización que aprende continuamente. Evoluciona y adapta sus capacidades digitales en función de las necesidades del negocio.
El viaje hacia una madurez organizativa digital requiere un compromiso desde el Comité de dirección y una inversión en las personas, en sus capacidades digitales y en el cambio cultural que todo ello implica.
¿En qué fase está tu organización? ¿Qué ideas puedes aportar para evolucionar hacia una madurez digital?
Fuente teresaniubo.com