29 septiembre 2016

Los millennial como nómades laborales

Privilegian experiencias nuevas y la flexibilidad; rechazan la rutina 
  • 7 trabajos en promedio, es lo que se estima tendrá a lo largo de su carrera un joven de la Generación Y, nacidos entre 1980 y 1999 
  • 66 % de la población mundial será su propia empleadora para 2030, según anticipan especialistas en trabajo


"Se prevé que alguien que inicia hoy su vida laboral tendrá en promedio unos siete trabajos a lo largo de su carrera", afirma Alejandro Melamed, director general de Humanize Consulting, especialista en recursos humanos. 

Para Melamed, los jóvenes profesionales buscan cada seis meses una experiencia nueva que los motive y los entusiasme, "y si la empresa no se la provee, se van". 

Alertadas por la alta rotación, cada vez más empresas buscan retener y atraer talentos con "propuestas de valor" para los empleados. El 47% de las empresas argentinas consultadas en un relevamiento presentado este mes por Pricewaterhouse Coopers (PwC), una de las consultoras más importantes del mundo, dijo trabajar especialmente en el desarrollo de estrategias con este fin.

Sucede que mientras tradicionalmente la pertenencia a una empresa con una "marca importante" era suficiente para motivar a los empleados, hoy los jóvenes exigen más, como recibir estímulos constantes, participar en la toma de decisiones a través de la inclusión en grupos interjerárquicos, una relación de empatía con los compañeros y jefes y reconocimiento público de sus logros. 

Según explicó Melamed, los millennials buscan sumar "experiencias diferentes" a lo largo de su vida. Y cuando una empresa no logra ofrecer nuevos desafíos, los jóvenes intentan cambiar de trabajo.

"El costo de perder un talento equivale de seis a 24 sueldos mensuales", sostuvo María Fernanda Álvarez Apa, gerente de People & Change de PwC Argentina. Según explicó, a un empleado nuevo suele tomarle unos seis meses aprender los procedimientos para ejecutar sus tareas, pero con frecuencia algún tiempo después de cumplido ese plazo renuncia. Luego la empresa debe empezar otra búsqueda y aguardar la nueva adaptación.

"Se calcula que hoy un joven de 25 años puede permanecer entre dos y tres años en un trabajo antes de cambiar", afirma Andrés Mascó, head hunter de MR Partners, consultora en recursos humanos. 

Antes se valoraban más la antigüedad y la fortaleza de las compañías. Pero esos valores van quedando desplazados por otros, como la transparencia, la responsabilidad social empresaria y la calidad del vínculo con los compañeros", dijo Alejandro Mascó, head hunter de MR Partners. Añadió que la generación Y no negocia con los jefes y rechaza a quienes no demuestran creatividad y flexibilidad. "El modelo de líder omnipotente e intransigente ya resulta inviable".

Fuente LaNacion.com