20 julio 2016

¿Querés descubrir qué es ser una nómade digital?

Si bien se trata de una cultura que ya tiene millones de adeptos en el mundo, aun se encuentra en pleno proceso de gestación en la Argentina. Sin embargo, ya hay quienes esperan ansiosos su anclaje definitivo en el mercado laboral local.  Así lo demuestra la última encuesta de Microsoft e Isonomía  “La revolución de la nube:  El nuevo estilo de vida de los Nómadas Digitales en Argentina”, donde el 61% de los argentinos consultados indicó que “le gustaría que en su trabajo se impulsaran más políticas relacionadas a esta tendencia”. Si analizamos solo el segmento de las mujeres consultadas, la cifra crece aun más: al 83% de ellas les gustaría que se impulsara más políticas de nomadismo digital. “El dato tiene que ver con una realidad cierta: muchas mujeres tienen que conciliar horas de productividad afuera y horas de cuidado en casa y prefieren tener la flexibilidad de poder hacer home office de vez en cuando, para dejar de correr todo el tiempo. Claro que ahora se suma un nuevo elemento: para las mujeres más jóvenes, que quizás aun no tienen hijos, el hecho de encerrarse en una oficina pertenece a una postal del pasado. Ellas fueron criadas en entornos tecnológicos, usan la tecnología todo el tiempo y saben potenciar sus capacidades a través de ella. Quieren estar en el mundo, viajar, conocer nuevos destinos y otras culturas. Son mujeres que nacieron globalizadas y entienden que se puede trabajar perfectamente sin resignar ese derecho adquirido”, explica la psicóloga  Liliana Suárez. 

El término describe a todas aquellas personas jóvenes, generalmente de menos de 32 años (los mismos que suelen ser identificados como pertenecientes a lageneración Y y Z), nativas de la cultura digital, para quienes los recursos tecnológicos disponibles son las herramientas necesarias para llevar una vida más libre: viajar, trabajar desde cualquier lugar, no encerrarse en ninguna parte. Remotamente (desde la casa, una bibliotecas, un hostel o un bar), el nómade digital puede llevar adelante su trabajo sin dificultad. Con un extra, según aseguran los defensores de este estilo de vida del nuevo milenio: la flexibilidad les permite alcanzar mayores niveles de creatividad y productividad a largo plazo. 6 de cada 10 encuestados consideró que su productividad aumentaría o se mantendría igual en caso de tener la posibilidad de trabajar de manera remota. Y el 54% afirmó que estaría dispuesto a mantenerse disponible online fuera del horario laboral, o incluso trabajar más horas a cambio de elegir cómo y en qué momento hacerlo”, se desprende del informe. El 44% afirmó además que puede realizar su trabajo siempre o en determinadas ocasiones fuera de la oficina, sin perder por eso accesibilidad: la “materia” para llevar adelante su tarea hoy puede estar disponible online en la nube, privadamente. Algo que ni los creadores de ciencia ficción habrían podido imaginar hace “apenas” un siglo atrás.

“El nomadismo digital tiene que ver con la palabra teletrabajo. En Microsoft lo llamamos movilidad, que es poder hacer lo que se necesita hacer en determinado momento con lo que se tiene a disposición. Las empresas están viendo qué hacer para generar nuevas respuestas, porque cambió la mentalidad. La tecnología modificó nuestras vidas eliminando barreras de tiempo y espacio. Hay señales evidentes que la transformación ya empezó, como resultado de muchos factores, como la necesidad de reducción de costos, el auge del emprendimiento, los problemas de movilidad en las grandes ciudades y la necesidad de las personas de poder administrar mejor su vida familiar y laboral”, explica Gabriel Gordon, director de Windows y Productividad de Microsoft Argentina y Uruguay.

Entre las principales ventajas que encuentran quienes ya conocen esta nueva forma de trabajar, destacan mayor libertad para conocer nuevas culturas (89%%), mayores oportunidades para que las mujeres desarrollen su carrera profesional (84%) y menos estrés laboral (71%). Otros beneficios mencionados fueron la flexibilidad en el horario laboral para manejar los propios tiempos (43%), ahorro de dinero y tiempo en el traslado (14%) y mejora en la calidad de vida en general (13%).