17 junio 2016

Papás millennials y freelancers: los más jóvenes eligen trabajar desde casa para disfrutar más a sus hijos

Tienen entre 22 y 35 años, su jornada laboral arranca después de dejar a los chicos en el colegio y muchas veces trabajan de noche para tener tiempo libre el resto del día para dedicarse a las actividades familiares y ayudar a sus parejas en cuestiones vinculadas a la organización de la casa.  

Quienes pueden elegir de qué forma quieren trabajar, especialmente los más jóvenes que han nacido en la era digital, se inclinan definitivamente por el trabajo independiente. Esta posibilidad que brinda la tecnología permite tener horarios flexibles y organizar distintas rutinas cotidianas de manera que ningún día sea idéntico a otro. Los millennials que ya son padres, jóvenes entre  22 y 35 años de edad, valoran especialmente esta condición porque les permite pasar más tiempo con sus hijos, ocuparse de tareas escolares y de las compras para la casa.
No les da vértigo la inestabilidad laboral, encuentran en plataformas de trabajo como Freelancer.com cientos de proyectos y propuestas para tener trabajo continuo y bien remunerado. Si bien el ingreso depende mucho del área de especialización y horas dedicadas, en Freelancer.com indican que un trabajo que puede durar, en promedio, 4 días y en forma no exclusiva, el promedio de honorarios asciende a los USD 200 por cada trabajo.
Muchos de ellos nunca han trabajado en relación de dependencia. Gracias a sus habilidades tecnológicas su incorporación al mundo laboral se produjo en forma independiente. Teniendo el ejemplo de sus padres, pese a no haber pasado por la experiencia, ellos optaron por esta forma flexible de horarios de trabajo.
Claramente, y si bien la web ofrece la posibilidad de desarrollar distintos oficios y profesiones, los papás millennials eligen empleos como el diseño gráfico y web, programación (PHP, HTML, Swift), retoques en photoshop, marketing digital e ilustraciones.
Por su parte, las empresas (en pos de atraer y retener estos perfiles) acuden cada vez más a replicar los beneficios del trabajo online: ambientes de trabajo amenos, flexibilidad horaria, organizar el trabajo por objetivos, menor presión al cumplimiento de horarios fijos y distintos programas de RRHH para mantenerlos motivados, incluso algunas están incorporando planes de paternidad para cuando nacen sus hijos.