01 marzo 2016

Teletrabajo | ¿Qué tiene de bueno y qué de malo trabajar desde casa?



El teletrabajo, que cada día va ganando más terreno de la mano de las nuevas tecnologías, plantea un nuevo entorno de trabajo que hay que saber manejar para que resulte lo más positivo posible.
Están quienes no se imaginan sin la oficina con horario de entrada y salida que los ordene… y quienes piensan justamente en eso como una falta de libertad que no tolerarían. Trabajar desde casa es una modalidad que hoy usan muchas empresas argentinas –para todos o algunos días de la semana- y que plantean las empresas extranjeras que contratan profesionales de nuestro país.

Las nuevas tecnologías permiten hacer reuniones, compartir documentos, ver la pantalla de la computadora de otra persona que está a miles de kilómetros… y todo avanza como si estuviéramos alrededor de una mesa de reuniones.

Por ejemplo, Toptal, la red mundial líder de desarrolladores de software y diseñadores freelance de elite, que genera matches entre desarrolladores y diseñadores para proyectos de acuerdo a las demandas particulares de cada cliente, no tiene oficinas fijas. Es un equipo que trabaja de manera completamente remota alrededor del mundo. Y los freelancers que tienen la oportunidad de trabajar para los importantes clientes de Toptal, lo hacen desde su casa.

Como especialistas en el tema, desde Toptal señalan algunas cuestiones a tener en cuenta a la hora de quedarse en casa… trabajando

Las Ventajas
El despertador y el viaje: podemos poner la alarma cinco minutos antes de la hora a la que tenemos/decidimos conectarnos y empezar la jornada laboral, ya que no hay tránsito ni transporte público que nos demore. Sin caminar bajo la lluvia, sin manejar en una autopista colapsada y sin disponer de un presupuesto para trasladarse, las mañanas del freelancer huelen a café y quedan  muy cerca de la cama.

La ropa: es claro que no hace falta invertir en “ropa de oficina”. Para alguna call con video habrá que ponerse algo y cuidar un poco el entorno, pero no hace falta mucho más que eso. Las pantuflas pueden ser el calzado de todo el día, salvo para aquella personas que para “terminar de despertarse” necesitan sacarse el pijama.

La comida: poder cocinar y comer en casa representa un gran ahorro y es mas saludable. No hace falta gastar en comprar comida ni tomarse el trabajo de hacer una vianda para llevar.

Las tareas de la casa: estando ahí, todo se simplifica, levantarse por un café puede ser a la vez la oportunidad de poner a funcionar el lavarropas y no hace falta decirle al plomero que venga el sábado, ya que estaremos para recibirlo.

Oportunidades laborales… en casa: el teletrabajo permite que un freelancer realice tareas para importantes compañías extranjeras, incluso cobrando en dólares o en euros, sin tener que sufrir desarraigo ni pensar en movilizar a toda la familia. Éste es el caso de los freelancers de elite de Toptal, que pueden estar involucrados en un proyecto en EEUU o Australia, por ejemplo, mientras toman mate y comen dulce de leche comprado en el almacén de la esquina.

Las Desventajas

La familia (¡y los niños!): estar todos en el mismo espacio y en el mismo momento puede ponerse complicado. Los niños no entienden que sus padres “están trabajando” y demandan atención, de modo que hay que organizarse. Lo ideal es que la persona  tenga un espacio aparte en la casa donde estar tranquilo durante la jornada laboral.

La soledad: la falta de compañeros de trabajo puede hacerse sentir, a la larga. De pronto, uno se da cuenta de que hace horas que no habla con nadie y a algunas personas esto puede resultarles desalentador. No hay con quién hablar de trivialidades al buscar un café y o de compartir un after office…

La desorganización: la casa tan presente puede generar distracciones y hacer que cueste sostener el ritmo de trabajo. Por ese motivo, lo que concentrados nos llevaría una hora… desconcentrados puede llevar el doble. Por otro lado, si la persona no se impone un horario de comienzo y finalización, la jornada laboral continúa a horas insólitas y hasta durante los fines de semana. Organizarse, entonces, es básico.

Los cortes de luz: quedarse sin luz y, por ende, sin conexión a Internet puede ser catastrófico. Hay que tener un sitio cerca en vista para “mudarse” durante los momentos de falta de energía y contar con un proveedor de Internet que funcione bien y no nos deje sin conexión a cada rato.

Los muebles “de oficina”: la silla ergonómica que podríamos tener en una oficina no suele estar en casa. Sin embargo, es una buena inversión para hacer si no queremos sufrir de dolores de espalda. Hay que investigar un poco y generar un espacio de trabajo que garantice una postura y una iluminación adecuada. Son muchas las horas que pasaremos allí.

Cada trabajador pondrá en la balanza y decidirá si pesan más las ventajas o las desventajas a la hora de quedarse en casa trabajando. Sin embargo, hay que saber que con el avance de la tecnología y la globalización, cada día es más común que nuestro jefe esté en la otra punta del mundo, que la empresa tenga una oficina con lugar solo para algunas reuniones y que la presencia en ese espacio hasta sea rotativa. Los “despachos” van quedando en el recuerdo y el Home Office es una alternativa que crece y a la que cada vez se suman más profesionales de diversas áreas.


Roadtrip en Argentina
El equipo de Toptal estará en Argentina desde el 22 de marzo al 29 de abril brindando charlas de capacitación gratuitas, no sólo para sus desarrolladores y diseñadores, sino también para personas que estén interesadas en el rubro y deseen saber más sobre la compañía y el trabajo freelance. Dentro de las principales ciudades que visitarán se encuentran Buenos Aires, Rosario, Santa Fe y Córdoba.
Toda persona, institución o universidad interesada en las charlas puede ingresar al siguiente formulario para obtener más información: