06 noviembre 2015

5 tendencias en los centros de datos para el 2016‏

Emerson Network Power, una filial de Emerson (NYSE: EMR) y el proveedor líder, global de infraestructura crítica para los sistemas de TI y de comunicaciones, comparte las cinco tendencias en los centros de datos en 2016.
"La industria continua avanzando a un paso sin precedentes", afirmó Steve Hassell, presidente de las soluciones de centros de datos de Emerson Network Power. "Muchos negocios se mantienen cautelosos con respecto a realizar cambios significativos en su infraestructura de TI debido a la incertidumbre económica y el deseo de extender la vida útil de las instalaciones existentes. Sin embargo, vemos la innovación en muchos ámbitos, y el potencial de una mayor transformación en la industria nunca antes ha sido tan real".
Abajo detallamos cinco tendencias que darán forma al entorno de los centros de datos en 2016 y en el futuro:
  1. La nube se complica
    Actualmente, la mayoría de las organizaciones usan la computación en la nube en alguna medida. La evolución de software como servicio (SaaS) a entornos híbridos, en los cuales los servicios en la nube se usan para lograr una mayor agilidad en instalaciones antiguas, sigue avanzando conforme más organizaciones adoptan una arquitectura bimodal. No obstante, en vez de estabilizarse, la nube podría volverse más compleja. La más reciente investigación sobre la utilización de servidores, de Stanford’s Jonathan Koomey and Anthesis Group’s Jon Taylor, descubrió que los servidores de centros de datos corporativos todavía logran, en promedio, entre el 5% y el 15% de su informática máxima en el transcurso de un año. Además, el 30 por ciento de los servidores físicos están en "coma", lo cual significa que no ofrecieron servicios de informática en seis meses o más. La presión para identificar y eliminar los servidores en coma continuará, dado que constituye un paso esencial en la administración del consumo energético. A su vez, se estudiará la posibilidad de aprovechar el potencial de la capacidad que no se utiliza como parte de un servicio compartido en un modelo distribuido de la computación en nube. Esto le permitirá a los centros de datos corporativos vender su exceso de capacidad en un mercado abierto.

  2. La arquitectura triunfa sobre la tecnología
    Aunque la tecnología del centro de datos juega un papel importante en garantizar la eficiencia y disponibilidad, los operadores de centros de datos se enfocan menos en la tecnología y más en las arquitecturas en las cuales estas se implementan. "Vemos a más clientes, quienes en el pasado preferían una arquitectura de potencia tradicional Tier 3 o Tier 4, que se acercan a pedir ayuda para definir la arquitectura apropiada para su entorno", expresó Peter Panfil, vicepresidente global de potencia de Emerson Network Power. "Confían en la tecnología: esto se ha convertido en un hecho. Buscan una arquitectura para el sistema, cada vez más innovadora, la cual se diseñe a la medida de sus entornos y cumpla sus requisitos de flexibilidad, disponibilidad y eficiencia. Valoran el conocimiento y la experiencia más que la tecnología".

  3. Los centros de datos encuentran un lenguaje común
    El Internet de las Cosas no solo impactará las arquitecturas futuras del centro de datos al aumentar el volumen de datos a procesar, sino también cambiará la administración del centro de datos. De hecho, es más probable que la administración del centro de datos cambie antes que aumente el volumen de los datos. Hoy, los centros de datos albergan miles de dispositivos que hablan una variedad de lenguajes, los cuales incluyen IPMI, SNMP y Modbus. Esto produce brechas entre los sistemas y limita los esfuerzos para lograr una administración integral. Ese límite se eliminará conforme Redfish, una especificación de sistemas abiertos para la administración de centros de datos desarrollado por Emerson Network Power, Intel, Dell y HP, gane tracción. Redfish facilitará la interconectividad entre los sistemas de los centros de datos, lo cual permitirá nuevos niveles de visualización, control y automatización. Su adopción también ayudará a establecer mejores prácticas para un uso efectivo del Internet de las Cosas en otras aplicaciones. 
  1. La responsabilidad social se hace sentir
    La industria ha estado lidiando con la eficiencia desde al menos 2007, pero el enfoque ha sido mayoritariamente financiero. Ahora, con organizaciones como National Resources Defense Council de EE. UU., la cual crea consciencia sobre la utilización de la energía en el centro de datos, algunos negocios están cambiando su enfoque de eficiencia a sostenibilidad: ven los centros de datos desde una perspectiva de responsabilidad social. Ahora las declaraciones de responsabilidad corporativa toman en cuenta las operaciones de los centros de datos, las cuales incluyen la huella de carbono, la utilización de fuentes alternativas de energía y el deshecho de equipos. Esto genera más presión para avanzar en estos ámbitos. El impacto de esta tendencia no se limitará a las decisiones sobre la tecnología en las instalaciones. Para ser significativos, los informes deben incluir todo el ecosistema del centro de datos, lo cual comprende a los proveedores de computación en nube y las coubicaciones. Conforme esta práctica se extiende, la sostenibilidad alcanzará la disponibilidad y la seguridad como atributos obligatorios de un centro de datos de alto desempeño. 
  1. Los centros de datos se mudan más cerca de las residencias
    El crecimiento del consumo de contenido digital y la recolección de datos ponen un retro al modelo centralizado de centros de datos. Aunque los centros de datos grandes seguirán proporcionando la mayoría de la informática, de manera progresiva se encontrarán respaldados por instalaciones en el extremo de la red, o centros de datos más cerca de las residencias. Estas instalaciones ofrecerán contenido y aplicaciones con una latencia baja a los usuarios o procesamiento de datos y lógica para redes de Internet de las Cosas. Conforme estos micro centros de datos, como satélites de las instalaciones centrales, proliferan en campus corporativos y áreas residenciales de alta densidad, su éxito dependerá del uso sistemas estandarizados e inteligentes que se pueden administrar de manera remota.
"Como en toda industria, las fuerzas disruptivas, como la seguridad, la sostenibilidad, la velocidad y los costos, impulsan el cambio en la forma en la que los operadores de centros de datos diseñan la arquitectura, construyen las instalaciones y las hacen funcionar. Estas tendencias continuarán durante 2016 conforme la habilidad de llevar las aplicaciones y el contenido a los usuarios y recolectar y analizar los datos se vuelve más crítico para el éxito de los negocios", dijo Hassell.