18 agosto 2015

Videos interactivos: del relato plano al relato activo

Cómo se desarrolla un “relato activo” en un video y por qué sirve para captar clientes
El relato plano en un video normalmente se compone de una introducción, un desarrollo y un desenlace, y aunque puede ser poderoso, puede potenciarse aún más transformándolo en un relato activo donde se puede ver y saber, inclusive en detalle, la marca del automóvil que aparece, quién confecciona o donde puedes comprar esa prenda, cómo cocinar el plato que se ve delicioso en el video, conocer el nombre del lugar donde fue filmado y visitarlo, o inclusive descargar la música de fondo del video.
El solo hecho de agregar interacciones con información enriquecida, hace pasar al video a la categoría de video interactivo, potenciándolo y transformándolo en una eficaz herramienta de venta.
Cinemad.tv , la plataforma que permite crear videos interactivos para convertir espectadores en clientes, se dedica justamente a esto, adaptando videos ya existentes o creando desde cero piezas de video con esta característica de interactividad que hace la gran diferencia.
Partiendo de su experiencia, desde Cinemad proponen tener en cuenta algunos consejos de usabilidad a la hora de sumar interacción a un video:
- Tiempo de muestra de la interacción: es muy importante mantener la interacción disponible constantemente, de esa forma el espectador, tiene tiempo suficiente dentro del video para interactuar.
- Utilizar bien los espacios: la posición de los banners y zonas cliqueables tienen que ser pensadas, de manera tal, que no tapen la información más importante del video.
- Ser oportuno en la información: no satures de objetos interactivos el video, ya que muchas veces cierta información puede ser complementaria y no es necesario que esté presente durante todo el video.
- Entregar autonomía al espectador: dale la oportunidad de volver a revisar siempre la información más importante de tu video.
- Realizar pruebas AB de tus diseños: crea dos videos y prueba 2 versiones distintas de un banner. Genera pruebas con el 20% de tu grupo objetivo y utiliza la más efectiva en tu campaña final.
- Realizar pruebas de posiciones: crea variantes de un video, cambia de posición las interacciones y comprueba cuál de estas es la más efectiva que utilizarás en tu campaña final.
- Utilizar contrastes: una regla básica a seguir siempre, destaca con colores y formas el objeto interactivo que quieres, sea cliqueado. 
Es fundamental analizar qué tipo de interacciones serán las más adecuadas para cada video interactivo porque, al igual que en cualquier elemento funcional, la experiencia de usuario es clave y no conviene saturarlo: es importante comprender cómo, cuándo y dónde es más conveniente integrar un elemento interactivo dentro de un video.