27 julio 2015

CMO's vs CIO's: Quién es quién en la organización del futuro


"La función de acompañar al consumidor en este mundo digital de altísima velocidad de cambio, es del CMO, que por naturaleza es el que está más cerca de lo que el consumidor está requiriendo", así se expresaba Pablo Beramendi, Director of Branding de Google Argentina, en el Panel sobre "CMO's vs CIO's: Quién es quién en la organización del futuro" durante el Congreso Regional de Relacionamiento con Clientes 2015, realizado en el Hotel Four Seasons de Buenos Aires, en junio pasado. 

También agregó que el CIO está "más ligado a ordenar los procesos y costos de la empresa".

Además destacó que en Argentina, las personas pasan el 50% de su tiempo en Internet, sin embargo sólo el 16% de la publicidad se apunta allí.  Por eso confirma que con su equipo, desde Google, tratan de hacer que las compañías se acerquen a una nueva realidad digital.


Integrar el mundo físico al online

Marcelo Padovani, CEO de Fravega, plantea un escenario en donde las empresas cuentan con tanta información que deben aprender a priorizar qué, de todo eso, los va a llevar al objetivo que desean lograr. 

Además sostuvo que "nuestro Director de Marketing es además Director de Compras, ahí tuvimos un aprendizaje muy importante" y destaca que se focalizan en la integración, porque no sirve tener el mundo físico (por ejemplo en su área, donde es uno de los líderes del retail en Argentina), separado del mundo online.

"Lo que no podemos hacer como compañías es no estar, para no ver"

"La velocidad es el gran desafío, hay decisiones que duelen porque no las hacemos a tiempo, o porque directamente no las hacemos" afirma Nicolá Lamiaux, Director de Direct Channel en RSA. También piensa que hoy estar o no en los medios sociales no depende de la compañía, ya es directamente una decisión de los consumidores. 

Además Lamieaux lo plantea en estos términos: "Lo que no podemos hacer como compañías es no estar, para no ver". Finalmente Nicolá Lamieaux dijo que en los medios online hay que definir claramente qué es lo que queremos hacer como empresas, para qué, y cuál será la experiencia brindada, porque estas premisa s básicas según su mirada, suelen perderse por la rapidez de las decisiones y porque los presupuestos suelen ser menores que en el marketing tradicional, haciendo que se sobre valore la posibilidad del error.