19 mayo 2015

Una mujer es la consejera emocional del Barcelona

Para definir su función en uno de los clubes de fútbol más exitosos de todos los tiempos, el F.C. Barcelona, Inma Puig se refiere a sí misma como la CEO: Chief Emotional Officer. La psicoanalista y docente de la escuela de negocios Eseade, asesora a esta institución deportiva desde hace 12 años. Luego de su presentación en Buenos Aires, durante la jornada “La Tecnología como habilitador de la innovación a través de las personas”, organizada por Oracle en un hotel de puerto madero, dialogó con Apertura.com sobre una de sus especialidades: la gestión de equipos exitosos.

¿Qué similitudes y diferencias encuentra entre la gestión de un equipo de fútbol y de una empresa?


-En las empresas, como en el fútbol, hay estrellatos, liderazgo, celos, envidias, trabajo en equipo y puja por las individualidades. Se persiguen resultados, y hay que trabajar en equipo para lograrlos.


¿Y qué es lo que hace,  en uno y otro caso, que los equipos funcionen?


La clave de un equipo exitoso, es cuidar a sus integrantes. Las personas necesitan ser escuchadas y reconocidas, y esto va más allá de la remuneración. Un buen consejero debe escuchar más de lo que habla. Por algo tenemos dos oídos y una boca.



¿Cómo se ejerce el liderazgo en un ambiente donde los egos son importantes?

En todo grupo humano están “las estrellas” y “los trabajadores”, los que arman la jugada y el que convierte el gol. Unos se necesitan a otros, y todos tienen talento, salvo que para cosas diferentes. Es importante conocer en qué es talentoso cada uno, y también son fundamentales los líderes, que son los que ponen los límites.

¿Cuáles son las características de un líder de equipo exitoso, por ejemplo en el Barça ?


Por contrato, no puedo hablar de jugadores ni miembros del equipo técnico o directivos del club. Pero sí, puedo contar que en el Barcelona es muy fluida la relación entre la autoridad formal, que vendría a ser el Coach, y el líder del equipo, que es el Capitán, u otros líderes que surgen espontáneamente en el grupo según el momento y la problemática específica.


¿Cuál fue su tarea más difícil como “Consejera Emocional” de este equipo altamente competitivo?


La realidad es que es más arduo gestionar el éxito que el fracaso. Toda la vida buscamos el éxito pero no nos preparamos para sus consecuencias. El éxito muchas veces hace perder el contacto con la realidad, y genera competencia por adjudicarse el logro. También genera expectativas propias y ajenas –lo que los demás esperan de ti-, y eso se convierte en presión. Una de las tareas más complicadas es lograr que se vea al éxito como un logro colectivo, más allá de las individualidades, y tomar la presión no como una carga, sino como un reto, un desafío. Porque lo difícil no es alcanzarlo, sino mantenerlo.

Fuente Apertura.com