19 marzo 2015

Seminario de RRHH en #ExpoEFI 2015

Las opiniones de los líderes de la consultoría en Recursos Humanos, durante #ExpoEFI 2015, realizado este miércoles 18 de marzo en el Hotel Hilton de Buenos Aires, fueron coincidentes sobre el panorama que se presenta en Argentina.
Participaron Susana von der Heide, CEO de VON DER HEIDE, Francisco Scasserra, Director de Michael Page Argentina y Andrea Ávila, CEO de Randstad Argentina. 


Para Susana von der Heide "se viene una gran transformación respecto del trabajo del futuro, es un momento de inflexión, ya no se trata de la coyuntura sino de la sustentabilidad del negocio. En ese sentido diría que comienza una nueva etapa en el mundo del trabajo". 


En tanto Andrea Ávila ve un cambio notable en la profesionalización de las Pymes, “ya sea porque inician un proceso de sucesión o porque desean profesionalizarse, se da un movimiento migratorio, de profesionales de empresas más grandes hacia las Pymes”. Para la CEO de Randstad Argentina eso implica la búsqueda de nuevos desafíos.


Francisco Scasserra, puntualiza que los nuevos perfiles más buscados son del área técnica, especialmente en ingeniería y en tecnología.

La titular de la consultora VON DER HEIDE pone de manifiesto que “el compromiso y la pasión que la persona ponga en su trabajo impacta directamente en los resultados de la compañía, las cifras son muy significativas e inspiradoras para trabajar sobre esto”. También destacó el engagement que tiene el profesional con la compañía y la compañía con el profesional es un círculo virtuoso que redunda en beneficios que no se pueden desestimar al tomar decisiones.

Para la CEO de Randstad la compensación total del trabajador, abarca al salario y al contrato emocional con la compañía. Si sólo pensamos que es la compañía la que está en posición de elegir en una búsqueda, es como ir décadas atrás porque claramente hoy, el poder es compartido, poder elegir y ser elegido.

En un estudio global de Randstad sobre employee branding el salario aparece como principal factor a nivel mundial como estímulo para ingresar a trabajar, nos indica  Andrea Ávila, pero no es el salario lo preponderante para permanecer en la empresa, sino la parte de desarrollo personal que la compañía brinda.


Las compañías están preocupadas para encontrar soluciones innovadoras a estos cambios, se está confirmando que esta es la era en la que el profesional quiere ser tratado individualmente. En forma personalizada. No es un desafío menor. "Lo que hoy es justo y equitativo es no darle a todo el mundo lo mismo" dice Susana von der Heide, "hay que sostener esas conversaciones individuales que modifican las prácticas habituales, por ejemplo la evaluación de desempeño exige una transformación, el feedback es permanente, y el rol se co-construye con el empleado".

Francisco Scasserra coincide en que ese diálogo uno a uno es constante, feedback y confianza son fundamentales para generar un crecimiento. "Hay que escuchar al empleado, cuáles son los motivos que tiene el empleado y ahí alinear las políticas de la compañía". También pone su mirada sobre la flexibilidad, porque no todas las empresas la tienen en cuenta, o sólo la consideran para el top manatement.

"Todavía seguimos muy atados a la presencia en la oficina y al cumplimiento de horarios" cuando hoy trabajamos en equipos interdisciplinarios diseminados por el mundo, aporta Andrea Ávila de Randstad.