09 enero 2015

Tercerización laboral | Contax es cuestionada por explotación laboral en Brasil


El Ministerio de Trabajo y Empleo (MTE) de Brasil, llevó a cabo una megaoperación de 2 años para detectar abuso laborales en el sector del telemarketing. Cuatro bancos y tres compañías de telecomunicaciones son los denunciados. 
Santander, Citibank, Itaú, y las empresas de telecomunicaciones Vivo y NET están implicados en este escándalo.


Entre abril de 2013 y diciembre de 2014, un equipo de 14 inspectores de trabajo y 36 auditores investigó las condiciones de trabajo de estos profesionales en Bahía, Ceará, Minas Gerais, Pernambuco, Río de Janeiro, Rio Grande do Sul y São Paulo. Se encontraron 932 casos de violación de los derechos laborales que generaron 318,6 millones de dólares en multas, 119,7 millones en deuda con el FGTS y casi 1,5 mil millones de reales en deudas salariales.

Las empresas salieron a responder: El Banco Santander afirmó “actuar de acuerdo con la ley”. Bradesco también confirmó estar “cumpliendo estrictamente con las normas laborales vigentes." Itaú afirmó que la externalización o tercerización laboral es legítima y cumple con los parámetros legales de la Corte Superior del Trabajo.  

Las empresas de telecomunicaciones como NET también salieron a defender el outsourcing, “se trata de una práctica legal que respeta la Ley General de Telecomunicaciones.”

El hilo común entre los siete gigantes acusados de sobreexplotación es la empresa de telemarketing Contax, presente en 12 ciudades brasileñas. 

Todos los abusos laborales que se encontraron se identificaron en la sede de la empresa. Contax es contratado por las empresas de telecomunicaciones y bancos para ofrecer servicios de telemarketing. La mega-operación de inspección señaló, sin embargo, que en la práctica al empresa funciona como mediador laboral.

"Durante la inspección se descubrió que dentro de los centros de telemercadeo de Contax operaban empleados contratados por las empresas Vivo, Hola, Net, Itau, Bradesco, Santander y Citibank", explica Cristina Serrano, uno de los inspectores del trabajo.

Las tres compañías de telecomunicaciones y cuatro bancos son acusados de violaciones a los derechos laborales, entre ellas intimidación, empleados sin registro, bajos salarios, trabajo extremo ya que se impide la salida del trabajo por necesidades fisiológicas.  La rotación es alta y la mayoría de los empleados son mujeres de entre 18 y 25 años en su primer empleo.

El equipo de inspección del Ministerio de Trabajo y Empleo ha definido a la principal violación sufrida por los operadores de telemarketing como "bullying estructural" por el método de organización y administración que genera estrés y consecuencias psicológicas. Es decir, el acoso practicado no es aislado o en un caso individual, sino que es el producto de un método de trabajo basado en la obligación de cumplir con metas inalcanzables.

De acuerdo con el equipo de inspección, Contax no reconoce los riesgos de la actividad y no está preparando las medidas preventivas necesarias. Peor aún, no informa sobre la enfermedad con una Comunicación de Accidente de Trabajo (CAT), medida obligatoria para los casos de accidentes de trabajo. En cambio, destituye al enfermo.

Fuente ComunicaRSE