30 enero 2015

Requisitos para una organización líquida

Hay cuatro atributos clave para las organizaciones que enfrentan el cambio líquido. 


La primera es el diálogo continuo, que es la habilidad para escuchar y sintetizar la información que proviene de las conversaciones que se tiene con los clientes, los competidores y los empleados, pasarla a quienes toman la decisión y, entonces, actuar. Ya se empieza a ver el cruce que se da entre escuchar y la big data para tomar decisiones. 

La segunda característica es la agilidad. Las organizaciones exitosas se disponen a sí mismas para sacar ventaja de las oportunidades siempre según sus valores, sistemas de gestión del desempeño, programas formales e informales de desempeño y la contratación de gente a la que le gusta el cambio y son ingeniosos acerca de cómo comportarse. 

La tercera es ser pionera; son las organizaciones que prefieren equivocarse y aprender rápido de los errores en lugar de estar al ciento por ciento para hacer algo. Éstas no creen que haya una sola manera de hacer las cosas porque saben que esa ya no es la forma en que hoy se mueven los negocios.


La última es la transparencia. Hoy no hay manera de esconderse. Los medios sociales son hábiles para obtener y compartir información, y eso cambia la manera en que las organizaciones se comportan. Las personas juzgan a las organizaciones en base a su transparencia, es decir qué dicen y qué hacen. El poeta norteamericano Ralph Waldo Emerson decía: "Lo que hacés habla tan fuerte que no puedo escuchar lo que decís".

Tyler Durham