15 enero 2015

Personal Branding | Cambio y empleabilidad

Muchas veces hemos escuchado la frase estar en forma en alusión a una buena salud psicofísica. En el mundo del trabajo, el equivalente sería estar empleable, esto es, ser un recurso apreciado por el mercado. 
"Tom Peters a fines de la década del 90 comenzó a hablar del personal branding", dice Juan Carlos Martínez, Gerente de relaciones Institucionales de Bayton. "Pensemos cómo desarrollan las compañías la marca que las identifica: primero la construyen, luego la promocionan, y por supuesto la cuidan y la mejoran permanentemente. Con la marca personal pasa exactamente lo mismo", continúa. LinkedIn es uno de los portales más utilizados para la gestión del Branding Personal. Según el profesional, promocionar la marca personal a través de redes sociales permite compartir habilidades, algo muy valioso en el mundo laboral.
La palabra empleabilidad empezó a escucharse en los 90. "La tecnificación, regionalización y luego la globalización fueron acelerando la concentración de las operaciones productivas de las empresas en distintas locaciones. El empleo dejó de ser algo seguro y de por vida, y la estabilidad laboral no fue más una obligación de la empresa. El empleado debió responsabilizarse de maximizar sus competencias y capacidades para venderlas al mejor precio posible en el mercado", dice Juan José Fulgi, de Total Rewards Strategic Human Capital.
"Debemos pensar qué cosas podemos desarrollar para no sólo seguir siendo competitivos, sino también para diferenciarnos frente a un futuro empleador", sostiene Verónica Piasco, directora de RR.HH. de Brinks Argentina.
La experta en Gestión del Cambio Paula Molinari habla de la trampa de la empleabilidad. "Es una trampa porque cuando hablamos de empleo estamos siempre refiriéndonos a algo que nos da otro. La seguridad está puesta afuera, viene de la empresa. Eso es pasado. En esta nueva era, la seguridad está en nosotros. Nosotros somos la marca. Es el mundo de la marca personal, el tan oído Personal Branding."
Alejandra Ferraro, directora de Recursos Humanos para Accenture Latinoamérica, coincide en que hoy la clave es la autogestión de carrera. "Cada persona debe comprometerse con su plan de desarrollo. Si bien las empresas facilitan esa gestión, cada uno debe mantenerse actualizado y seguir evolucionando. No hay excusa para no hacerlo porque mucha de la capacitación necesaria está disponible."
Una persona puede ser empleable desde una capacidad técnica o blanda. "Desde lo técnico se destaca la experiencia profesional, un idioma, algún tipo de know how de vanguardia dentro de la industria o rubro. Si a esto se le suman las competencias blandas, como las habilidades para gestionar equipos, resolver conflictos o algo que sea estratégico para el momento que atraviesa la compañía, es ideal", indica María Olivieri, Executive Manager de PageGroup.
Dentro de las soft skills, "la habilidad política para sortear situaciones que pueden resultar conflictivas también es importante en entornos de transformación constante", agrega Valeria Aldao, gerente de Empleos, Capacitación y Desarrollo Corporativo de Molinos Río de la Plata. 
Para las compañías que cuentan con estructuras globales, la disponibilidad para moverse a otras locaciones contribuye a la empleabilidad. "Incluso, en materia de carreras a elegir, hay algunas que le dan a sus egresados más recursos para entender y dominar el cambio", sostiene Aldao. "Los egresados de Ingeniería y Económicas son los más flexibles para adaptarse al mercado, ya que generalmente cuentan con un manejo de variables que les permite entender integralmente el negocio." Al respecto, Sebastián Síseles, director regional para Latam de Freelancer. com, afirma que en el ámbito del trabajo autónomo una de las claves para mantenerse vigente es la capacitación académica constante.
Natalia De Vita, gerente de Recursos Humanos de GSK Argentina, dice que hay que expandir el área de conocimiento e incorporar conceptos distintos a los de manejo habitual. "Pedir feedback para tener claridad sobre el desempeño actual y las posibilidades de desarrollo a futuro es muy importante", agrega.
Algunas empresas incluso entrenan la empleabilidad de sus ejecutivos, aun sabiendo que su crecimiento puede constituirse en una amenaza. "Consideramos clave contribuir con el desarrollo de la empleabilidad de nuestros empleados porque, a pesar de que cuanto más empleable es nuestra gente, más opciones de nuevas ofertas tiene, paradójicamente, más nos elige todos los días", afirma Ingrid M. Heuchert, Talent Acquisition Manager de Grupo Danone.
Fuente La Nación