12 diciembre 2014

Argentina | Registro Nacional No Llame, polémico aún sin estar en plena vigencia

En el Taller “Cómo prepararse para el Registro Nacional No Llame” las exposiciones de los tres oradores a cargo, el Dr. Pablo Segura, de la Dirección Nacional de Protección de Datos Personales, Juan Pablo Tricarico, vicepresidente de amdia y Clienting Group y Patricio de Lera, vicepresidente de DDM y miembro de la comisión de relaciones institucionales de amdia, fueron muy claras y la sección de preguntas y respuestas muy ventajosa.
Juan Pablo Tricarico fue el encargado de dar la bienvenida y comenzar con la presentación, comentando que Argentina no es el único país de la región que tiene una normativa como la mencionada, sino que por ejemplo, en Estados Unidos también rige una legislación similar.
“La regulación generaliza la posibilidad de registrarse para que no lo llamen una sola vez, y no tener que hacerlo por cada regulación existente”, afirmó el ejecutivo.
Patricio de Lera, agregó que las empresas “tenemos que exigir la oblea de datos personales y denunciar a quienes no cumplen”, con el fin de mantener las buenas prácticas y que no se descrea de toda la actividad porque algunos no cumplan con la normativa.
El Dr. Pablo Segura explicó que sin perjuicio de la normativa nacional, hay provincias que tienen sus propios registros, las que, en caso de no darlos de baja, convivirán con la legislación nacional y las empresas que trabajen en esas locaciones, deberán ceñirse a ambos registros.
“El objetivo de la ley es proteger a los usuarios del contacto, publicidad, oferta, venta y regalo de bienes o servicios no solicitados”, expresó el Dr. Segura al comenzar su minuciosa y clara presentación. Y agregó que lo importante es el deseo que expresa el usuario, por no ser contactado, eso es lo que hay que respetar.
Un dato muy importante es que a los efectos de la ley “se entenderá por servicios de telefonía en cualquiera de sus modalidades, los servicios de telefonía básica, telefonía móvil, servicios de radiocomunicaciones móvil celular, de comunicaciones móviles y de voz IP, así como cualquier otro tipo de servicio similar que la tecnología permita brindar en el futuro”, por ende, con cambios tecnológicos, el usuario seguirá amparado.
Durante toda la presentación, además, se hizo hincapié en que para poder mantener las buenas prácticas y evitar sanciones o multas, sería responsable por parte de las empresas, no llamar al usuario que nos ofrece duda si quiere o no ser llamado. “Donde haya grises, es mejor no llamar” expresó Tricarico.
Tanto el alta como la baja del registro se puede realizar de manera telefónica, al 146 o www.nollamar.gba.gov.arEs muy importante recordar que la ley contempla la inscripción de números telefónicos, no de personas.
El registro “No Llame” estipula que la compañía proveedora del servicio de contacto es responsable de los datos que maneja de su debida protección, así como tiene la obligación de revisar los listados de registrados cada 30 días como mínimo. 
Dentro de las excepciones al registro “No Llame”, se encuentran las campañas de bien público, de emergencia para garantizar la salud y seguridad de la población, las campañas electorales o aquellas llamadas de quienes tienen una relación contractual vigente, siempre que se refieran al objeto del vínculo y se realicen en forma y horario razonables. Por los mismos canales utilizados para el alta o baja, se realizarán las denuncias.
Para quienes comentan una infracción, “las sanciones van desde un apercibimiento, pasando por una multa económica, hasta la suspensión”, expresó el Dr. Segura. 
También se reforzó mucho la idea que la ley no está en vigencia aún.
No importa si la empresa está inscripta en los registros provinciales vigentes, a partir de la entrada en vigencia del registro “No Llame” hay que inscribirse a esta normativa también, y se deberá cumplir si o si con los dos registros en aquellas provincias que convivan las normativas. En consonancia, Mary Teahan finalizó el taller expresando que lo importante es “cumplir con los registros “No Llame” y la protección de datos con el fin de poder mantener las buenas prácticas”.

Fuente AMDIA